Flamenco

Fuerza y “duende” en el pasado y en el presente. Paro las agujas del reloj, cierro los ojos y siento la espléndida armonía de una tierra envuelta de sol y mar, de tierra roja, de verde aceituna, de brisa dulce y liviana con olor a tierra mojada cantando arte y recordando costumbres. Allí es donde quiero estar, donde la alegría se quedó a vivir y admite a todos los viajeros.

Habitación Flamenco
Flamenco' room
Decoración española