Para más información llama ahora y te informamos 93 602 4849 657 430 209

Santiago Rusiñol

Santiago Rusiñol: 1861/1931

Fue un importante personaje del mundo intelectual de Barcelona, fue pintor, bohemio dramaturgo y narrador, y a pesar de su contundencia artística, su personalidad era irónica, divertida, y, a veces, inconsciente. Impulso la Renaixença literaria y cultural de Cataluña.

Su familia procedía de la industria del textil de Manlleu. Fue discípulo de Tomás Moragas en el centro acuarelista de Barcelona.

En parís en 1889 Se familiarizó con el simbolismo y la pintura al aire libre, junto a Ramón Casas e Ignacio Zuloaga.

Tras regresar a España frecuenta en Barcelona las tertulias del café Els Quatre Gats, Rusiñol tenía dinero y porte, por lo que lo convertía en un buen partido. Muchas jóvenes asiduas de “Els Quatre Gats” intentaron conquistar su corazón pero se murmuraba que era esquivo por avaricia y se comentaba una de sus frases “el amor se pasa y el matrimonio permanece”.

Su acomodada posición social y económica le permitió fundar en Sitges el taller-museo del "Cau Ferrat" y hacer frecuentes viajes, Mallorca con Joaquín Mir en 1901 ,en 1908 recibió la medalla de la Exposición Nacional de Bellas Artes, en 1910 viajó a Buenos Aires, Rosario y Córdoba para el centenario de la Revolución de Mayo.

Su pintura al comienzo de su carrera incluía figuras humanas de inspiración modernista retratos y composiciones simbólicas, pero en las etapas finales sólo pintaba paisajes, especialmente de los Jardines de Aranjuez o La Granja, de temática impresionista tanto rural como urbana.

Entre sus obras más destacadas figuran La morfina y La medalla, ambas de 1894.

Su obra literaria, es variada, escribió para periódicos como La Vanguardia, L'Esquella de la Torratxa, poemas en prosa como “Oracions” en 1897, dramas “L'alegria que passa” en 1898, “Cigals i formigues” en 1901, “La bona gent” en1906, costumbristas como “L'auca del senyor Esteve” en 1907, que Rusiñol adapto para el teatro en 1917, “La niña Gorda” en 1914, “El català de La Mancha” en 1917, “En Josepet de Sant Celoni”.