Prostitución si o no

prostitucion si no

En los últimos años en Cataluña han retirado el estigma moral de la legislación y han preferido legalizar la prostitución, una actividad, que muchos consideran el oficio más antiguo del mundo.

Por otro lado, este hecho ha chocado con varios argumentos que se contraponen sobre el papel de la mujer en la sociedad y su dignificación.

¿Tal actitud no implica una tutela moral por parte de la población? ¿Debería la sociedad impedir la libertad de las mujeres para comerciar o realizar trabajos sexuales con su cuerpo?

Hay incluso quienes plantean que el hecho de regularizar la prostitución como una actividad como cualquier otra implicaría consagrar un modelo de sumisión de la mujer.

Confrontar argumentos sobre esta actividad que sigue dividiendo a la sociedad en lo que a opiniones se refiere puede ayudar a aclarar posiciones.

Prestar servicios sexuales es un trabajo como cualquier otro?

En contra: Partiendo de la base de que los derechos humanos son inalienables, ni el propio individuo puede renunciar a ellos en nombre de su profesión, ni siquiera por unas horas o minutos.

Dicho esto, la prostitución no puede ser considerada un trabajo, en la medida de que el cliente paga por disponer de manera absoluta del cuerpo de la mujer. Además si se considera la prostitución, un trabajo, ¿sería posible permitir su aprendizaje a partir de los 14 o de los 16, como sucede en otros empleos?

A favor: La persona que se prostituye ofrece servicios que implica una parte de su cuerpo, al igual que muchos otros trabajos (albañiles, enfermeras, médicos, mineros, limpieza). No tiene sentido que a unos se les permitan y a otros se les prohíban por el simple hecho de qué parte de su anatomía sea necesaria para realizarlo.

Legalizar la prostitución no equivale a que la gente campe a sus anchas significa ordenar donde se puede ejercer y donde no, en qué condiciones higiénicas, con seguridad y legalidad para todas las personas que dependen de este trabajo y pagando impuestos, igual que se ha hecho con el alcohol, el juego, las farmacias etc…

Pero lo más chocante de todo es medir la dignidad de una persona por la cantidad de sexo que tenga, cobrando o no .

Como en todas las profesiones tiene que haber una legislación con derechos y deberes, si seguimos como hasta ahora se deja sin protección a las personas que con plena voluntad desean ejercer la prostitución como su medio de vida definitivo o puntual.

La prostitución sirve para que algunos ganen mucho dinero……

En contra: La prostitución es un negocio lucrativo, sobre todo para los proxenetas. Según la Interpol, ganan 110.000 euros al año por cada mujer prostituida.

La inmensa mayoría de las mujeres que se dedican a la prostitución malviven con los ingresos de esta actividad.

Son explotadas con extenuantes y jornadas laborales. Si no fuera así, como es posible que la gran mayoría no pueda disponer de vivienda propia como suele ocurrir en las clases medias.

Aceptar el argumento económico de la prostitución es indigno para la mujer ya que expresa que la mujer no puede ganar más dinero de otra forma.

A favor: Salvo que hablemos de una situación de explotación, en cuyo caso las autoridades deberían impedirla, ninguna ley obliga a realizar un acto sexual, voluntariamente ellas y sus clientes pactan un intercambio de intereses ¿Por qué prohibírselo?.

Ciertamente La prostitución ha criado hijos, hermanos y padres a pagado casas a devuelto prestamos ha tenido piedad de los que la sociedad margina etc...

En todo caso de una actividad que solo se concibe como un mal a superar es difícil tener cifras exactas y situaciones claras pues cada uno manipula los datos como le viene bien a su discurso. Pero si el dinero es el problema, podríamos también prohibir las grandes multinacionales, bancos o los grandes terratenientes que ganan mucho más y sobre todo con artículos de primera necesidad.

Tiene derecho alguien a prohibir cómo utilizo mi cuerpo?

En contra: El Estado condiciona nuestros hábitos corporales en ciertas actividades peligrosas para el individuo y la sociedad. Un claro ejemplo lo tenemos en el tabaco, y también en otros campos, como la seguridad vial o el deporte.Ningún estado admitiría una asociación de personas dedicadas a provocarse daños, y la prostitución no es una actividad saludable para la persona, está comprobado que propaga enfermedades, algunas de ellas, mortales.

A favor: El cuidado y el uso del propio cuerpo le corresponde exclusivamente a quien le pertenece.Ni el Estado ni los particulares tienen por qué determinar el trato que le damos al propio cuerpo. El Estado no tiene por qué obligarnos a estar más gordos, más flacos, a practicar o no un deporte… si acaso debe procurar que las actividades físicas etc… se realicen en condiciones saludables, cosa que también se puede hacer ejerciendo la prostitución.

De nuevo la sexualidad asusta e incomoda a quien la vive como algo sagrado o como una trampa subliminal y no como una parte más del ser humano con peculiaridades distintas y perfectamente honorables por muy diversas que sean, su única frontera está en que su deseo coincida con el mismo de otro.

La prostitución un servicio social?

En contra: La sexualidad es un campo de la dimensión humana íntimamente ligada a la identidad de la persona y no puede reducirse únicamente a la práctica genital, que por otra parte, no todas las personas llevan a cabo ni a todas las edades.

Así pues, podemos decir, que una sexualidad plena no puede reducirse sólo a la genitalidad.

Por otro lado, considerar la prostitución como servicio social implica aceptar que algunas mujeres deberían aunque no quieran, ser sacrificadas, para cumplir la necesidad de hombres solitarios y frustrados, cuyo perfil no se corresponde con el usuario habitual de la prostitución, donde abundan hombres en pareja o casados.

A favor: La prostitución permite paliar las carencias vitales de mucha personas sin pareja y con pareja, pero con necesidades sexuales, de no ser por ellas, la vida sexual de muchas personas, simplemente, no existiría.

La sexualidad es intrínsecamente genitalidad y dependiendo del nivel hormonal etc.. nuestro cuerpo nos recuerda esta zona con más o menos insistencia, por supuesto se puede decorar con espiritualidad, flores y velas, pero, no diferenciar el apetito sexual de los sentimientos es de necios o beatos.

-La relaciones de una pareja sólo se consolidad cuando coinciden amor y pasión, si no es así es genitalidad

- Con los años las parejas que siguen unidas, no es tanto por la pasión, si no por el vínculo que crea el amor.

- De ahí que la prostitución no ofrezca amor, si no esa parte de pasión o genitalidad que falta en muchas relaciones o en personas que no tienen pareja.

- Como en cualquier trabajo, el estado no obliga a nadie a ser algo que no desee,ni crea servicios que no sean básicos.

El estado de bienestar siempre se refiere al equilibrio entre las necesidades básicas humanas y su atención respecto a su estado psicológico o económico .

Nunca desaparecerá aunque lo prohíban?

En contra: Al margen de cuales sean las expectativas o los resultados, combatir la maldad en la sociedad es una obligación y luchar contra la prostitución permite vislumbrar un futuro mejor para aquellas mujeres que son explotadas en particular y para toda la sociedad en general.

A favor: todo tipo de regímenes políticos han perseguido y castigado la prostitución, el oficio más antiguo del mundo, a lo largo de los siglos y en cualquier parte del mundo hoy en día es prácticamente imposible encontrar un territorio donde esta actividad no exista.

No se pueden poner puertas al campo y seguir negando que la responsabilidad de los estados democráticos no es de hacer de padres ni mirar para otro lado, cuando las situaciones están ya colmadas, si no organizar y reglamentar todo aquello que la realidad demuestra que es natural y no dañino para el ser humano al margen de creencias, además de que somos un estado laico.

Otra cosa es no querer meterse en belenes y claudicar ante grupos de presión que además están enfrentados como el aceite y el agua pero que en el caso de la prostitución se unen compartiendo miedos y monstruos imaginarios, para seguir marginando la prostitución.

Estamos en un cambio de siglo y las personas cada vez más necesitamos ser menos dirigidas y más escuchadas, vernos reflejados en las necesidades que los expertos dicen que tenemos, los cuentos de lobos y caperucitas no funcionan.

La prostitución evita las violaciones?

En contra: La prostitución no sólo denigra a la mujer sino que también envilece al hombre que recurre a ella, ya que consagra el modelo machista en donde la mujer coopera sumisamente y en ocasiones porque no encuentra alternativa. Pensar que un varón se vuelve violento si no dispone de la posibilidad de desfogarse refleja un concepto muy pobre de él mismo y de su propia capacidad para dominar sus impulsos.

A favor: La frustración sexual continuada puede derivar en situaciones tensas se esté en pareja o no, la prostitución permiten canalizar esas pasiones de manera civilizada, también es verdad que las razones por las que se cometen las violaciones poco tienen que ver con la necesidad de sexo hoy en día, y más con problemáticas psicológicas, por lo que siendo serios la prostitución no evita este tipo de delitos.

Calificar a los hombres usuarios de la prostitución como violadores o machistas y a las mujeres que la ejercen como pobres sumisas es un claro indicio de no tener clara la importancia de la sexualidad en el ser humano sea hombre o mujer, que además no se parece en nada a la de los animales, donde el celo es el pistoletazo de salida y, ¡ya está¡ hasta el próximo año.

El concepto que cada ser humano tiene de sí mismo no lo hace solo la sexualidad si no toda su personalidad, su relación con todo lo que la rodea y los avatares de su vida, y para dar lecciones hay que mirar el propio tejado.

Legalizar la prostitución para terminar con la explotación sexual?

En contra: Las prostitutas no se van a sentir orgullosas de su profesión aunque se regularice su actividad, además los servicios básicos de salud y educación que proporcionan las sociedades están garantizados para cualquier ciudadano sea cual sea su ocupación. Incluso las prostitutas disponen de servicios que son gratuitos y específicos para disminuir los riesgos sanitarios a los que se ven expuestas.

Legalizar la prostitución aumentaría su práctica, clandestina y legal ya que muchos de los que hoy lo ven como algo “indigno” lo empezarían a ver con mejores ojos al elevar su “estatus moral”.

A favor: Sería mucho más fácil descubrir y denunciar los abusos si el Estado tuviese un control legal de la prostitución como lo tiene cualquier otro trabajo, Por ejemplo impediría estas actividades a los menores de edad, evitaría la explotación de mujeres, garantizaría el acceso a los servicios sanitarios básicos, pues las prostitutas también se enferman de otras dolencias que no son de transmisión sexual.

Parece como si ser justo y bueno sea tener castigado de cara a la pared a un colectivo tan grande y donde los juicios se hacen con plantillas.

Nadie decide ser prostituta por que se aburre, las personas que la sociedad, la familia, el estado descuelga se agarran a lo que pueden, como hacemos todos ante situaciones límite , lo que a muchos les salva es la cuenta corriente , la familia, el estado y en muchos casos: un milagro . Quizás ser prostituta significa ser una mujer olvidada que lucha contra el propio destino de ella y, o, de los suyos, esto no es un pecado:es un peligro! como van a encontrar la sociedad ciega y beatona desesperadas que transijan por todo y por tres duros.

Claro que hay un sentimiento machista en todo esto y es el de las mujeres y hombres que definen a la mujer por su sexualidad o dependiendo de si cobra o no. A las prostitutas este concepto tan cruel las tilda de viciosas o explotadas, las estigmatiza, y acaban no solo sufriendo por su trabajo libremente escogido, sino por la marginación a la que estas personas y creencias las avocan.

La prostitución genera riqueza:

En contra: Toda actividad inmoral o criminal genera negocio y riqueza a su alrededor. Los puertos de países subdesarrollados, en donde niñas y niños menores de 14 años son explotados sexualmente, prosperan todo tipo de industrias ilícitas. Este tipo de actividades también son responsables del atraso en las sociedades, ya que si esas personas vinculadas a este negocio volcaran todo su tiempo e ingenio en otro tipo de labores, estarían mejor consideradas por la sociedad.

A favor: La prostitución genera riqueza en todos sus implicados: personal de servicio, restaurantes, hoteles, comercios, etc...se benefician directa o indirectamente de la actividad que genera la prostitución. Seguir tildando esta actividad como inmoral o criminal teniendo todos los mecanismos para ordenarla es seguir condenando a las prostitutas a los abusos de personas sin escrúpulos, que solo medran en actividades donde las ordenanzas y controles brillan por su ausencia.

Llenar un discurso de futuribles, consejos o normas morales para los que tienen medios es relativamente fácil, lo difícil es aceptar y respetar las decisiones que otros toman en situaciones que no pueden esperar los tiempos de la burocracia, aunque para nosotros estén equivocadas sin agredir ,reprochar o tildar como se hace con la prostitución.Lo recomendable sería ayudar para que su tránsito por la prostitución sea corto o en todo caso llevable.