No a la gente tóxica

Gente toxica

En todo grupo humano podemos encontrar familiares o compañeros manipuladores buscando ventajas, amigos envidiosos que descalifican continuamente los logros de sus “conocidos”, la vecina chismosa que controla la vida de sus convecinos, personas autoritarias, y menos común pero cada día más frecuente los/as psicópatas que pueden llegar a hacer la vida muy difícil a quien se enfrenta con ellos.

Permitimos entrar en nuestro círculo más íntimo a los mediocres. Personas equivocadas que permanentemente evalúan lo que decimos, lo que hacemos, o lo que “no” hacemos. Estas personas potencian nuestras debilidades y nos cargan de frustraciones.

Cuando estas personas tóxicas forman parte del círculo familiar más cercano, no es extraño que sean en parte responsables de los conflictos personales más graves que afectan a las personas que comparten o sufren una convivencia donde el cariño , la compresión etc, brillan por su ausencia, en muchos casos la tensión que generan manipulando los sentimientos de miedo dependerán del interés o el humor que tengan, con lo cual la ansiedad y los sentimiento de culpa se instalaran en todo el círculo de personas que se relacionan con estas personas tóxicas.

Este tipo de influencia es difícil de detectar en toda su importancia al mezclarse los sentimientos de disculpa por el vínculo afectivo, lo que las convierte en las más difíciles de asumir y de alejar.

Más allá del dolor que nos generan estas personas problemáticas, las preguntas de quienes alguna vez tuvimos que convivir con ellas son: ¿qué hago? ¿Cómo pongo límites sin lastimar o lastimarme a mí mismo?.

Si tienes claro tu propósito y tus sueños, puedes tener el control de tus emociones y decidir a quiénes quieres elegir para que te acompañen, pero el problema se forma cuando decidimos quien nos acompañará mucho antes de tener claro adonde queremos llegar.

Como seres sociales necesitamos relacionarnos de una forma saludable.Convivir es difícil pero se puede conseguir, teniendo autonomía mental y procurando no idealizar a nadie, para poder tener una visión real de las metas y si además son “sueños “, “el mundo es de los valientes”.

Libérate de las culpas falsas y de las ajenas, sin permitir que nadie tome el control de tu vida ni boicotee tus metas! , es importante contar con la posibilidad de perder y aceptar la equivocación, para lo que no puedes llevar mochilas y con esto me refiero a segundas personas a las que sí les puede afectar de una forma grave lo arriesgado de tus deseos o sueños, por lo que como poco la sinceridad es imprescindible para asumir retos si compartes su búsqueda.

Libérate de la opinión de la gente:

Y esto no quiere decir encerrarnos en una burbuja y no tener contacto con nadie que no nos dé la razón, sino elegir con quien relacionarnos. La mayoría de los problemas que se nos presentan a diario son interpersonales, y tanto en el conflicto como en la solución de los inconvenientes, mediaran las personas.

Nuestra meta es poder elegir eficazmente a quienes nos acompañaran en el camino y son las conexiones las que potenciaran nuestras capacidades al cien por cien. Pero el hecho es que muchas veces confiamos y nos apegamos a personas que no sumarán, sino que, insistirán en solo ver lo negativo de nuestros planteamientos.

La comunicación es una parte esencial en la vida, aunque no siempre será un diálogo a pesar de que seamos dos o más personas las que estemos involucradas en la conversación, este podrá convertirse en un monólogo si ninguno está valorando las palabras del otro.

En cambio sin darnos cuenta, muchas veces le damos a la opinión de los demás un valor que no es exacto y así es como lejos de ser un consejo o una información fiable se transformará en un obstáculo o en una creencia que habrá que refutar. Para evitarte confusiones, debe haber reflexión.

Sólo a partir del momento en que cada persona toma el control de su propia vida es capaz de determinar sus errores y sus éxitos. Es entonces cuando está en condiciones de refutar, cuestionar o valorar todas aquellas palabras que pudieron frustrar o prevenir los acontecimientos.

Estando seguros de nuestra verdad, podremos emprender un proceso de desintoxicación mental, emocional y espiritual para disponernos a ser la mejor versión de nosotros mismos. Cuanto mayor sea el tiempo que dediquemos a escuchar la propia voz interior, observando nuestro reloj interno y atendiendo a lo que dice nuestro corazón, mayores serán los éxitos que cosecharemos.

Vínculos positivos:

Todos los días empleamos mucho tiempo en relacionarnos con los demás. Cuando estudiamos, trabajamos, viajamos, vivimos, nos comunicamos con otros seres humanos, y aunque no con todos, establecemos vínculos que nos unen.

Dentro de estos vínculos que establecemos están aquellos que nos afectan de manera positiva y aquellos que nos influyen de manera desfavorable.

Hay quienes tienen como objetivo establecer vínculos con el único fin de obtener algún beneficio personal, sin importar el coste o el efecto emocional adverso que ello pueda causarle a la persona involucrada en la relación.

Los vínculos personales sólo podrán afectarnos dentro de los límites que nosotros mismos les impongamos. Sin embargo, sí es importante establecer vínculos que nos impulsen a llegar a nuestro éxito. Y cuando hablamos de “éxito” no nos referimos a personas materialmente ricas, sino a aquellas que valoran nuestro potencial y nos alientan para llegar a la meta.

Una forma saludable de establecer vínculos es la de brindar soluciones a los que te rodean; es más agradable estar al lado de aquel que te da soluciones o te aporta ideas que de aquellos que te generan problemas. Eso no significa que tengamos que tener la solución para todos los conflictos del mundo, pero sí debemos intentar ayudar de una u otra manera a los que nos rodean, y eso no es decirle al otro lo que tiene que hacer, sino ofrecer ideas que puedan acercarle a una posible solución, eso sí estableciendo unos límites necesarios y razonables. Permitir que los otros puedan alcanzar su destino ayudará a que nosotros también podamos alcanzar nuestro máximo potencial.

Libres de la gente tóxica:

Hay personalidades tóxicas que anhelan todo lo que tú tienes; y se alejan cuando tienes dificultades. Se trata de personas que no pudieron encontrar un sentido, un rumbo a sus vidas y entonces revolotean a tu alrededor como murciélagos. No son arquitectos de su propio destino, sino que recorrer el trayecto que tú has elegido transitar, como seres dependientes.

Su apariencia puede ser de personas con rasgos de superioridad, de alta estima y capacidad, sin embargo los resultados que obtienen los ponen al descubierto.

Son personas con grandes problemas de relación y autoestima, sus máscaras les sirven para crear falsas apariencias, porque no están dispuestos a hacer esfuerzos por cambiar sus vidas para que lo mejor llegue a su existencia.

Invierten más tiempo en envidiar o desacreditar las vidas de los demás, que en elegir, decidir y actuar para que lo próspero llegue también a las suyas propias.

Cada uno de nosotros tiene un espíritu que nos permite darnos cuenta de aquello que es una continua piedra en nuestro camino, y una cosa se ha de tener clara “nadie cambia a nadie si ese alguien no decide el mismo y por el mismo cambiar” .

Esto es una aclaración porque en muchas ocasiones podemos sentir deseos de ayudarlos a cambiar. Te abres, los dejas entrar en tu casa y sin darte cuenta los habilitas para la estocada final.