Mossèn Cinto Verdaguer

Verdaguer

Mossén Cinto Verdaguer: 1845/1902

Su padre era maestro de obras, su madre trabajaba, en casa, como hiladora. A los diez años ingresa en el Seminario de Vich influenciado por la gran religiosidad de sus padres

1870 fue ordenado sacerdote en Vich, y en octubre de ese mismo año cantó su primera misa en la ermita de Sant Jordi de Puigseslloses.

A los 22 años y debido a problemas de salud comienza a ejercer como sacerdote en la compañía transatlántica que hacía la ruta España Cuba y viceversa durante dos años. En 1877 presento en los juegos Florales de Barcelona su poema “La Atlántida” que obtuvo el premio extraordinario de la Diputación. Ya había ganado varios premios en 1865 y 1866 en estos juegos florales, pero este último galardón le supuso su consagración como poeta.

mossen-cinto-obraEn 1880 publico dos libros “canciones” y “leyendas “de Montserrat y es proclamado Mestre en Gai Saber. En 1883 acompaña al Marqués de Comillas dueño de la compañía Transatlántica a Marruecos y Argelia. En 1884 viaja a Paris, Suiza, Alemania y Rusia además de sus largas excursiones por el Pirineo.

En 1886 publica su poema “Canigó” y fue coronado "en nombre de Cataluña" por el obispo Morgades en el Monasterio de Santa Maria Ripoll.

Más adelante y quizás debido una crisis personal hizo un viaje de peregrinación a Tierra Santa este viaje le haría profundizar más si cabe en su propia crisis dedicándose a su vuelta a la oración y las limosnas pues él era capellán-limosnero del marqués de Comillas.

En su búsqueda espiritual su producción literaria quedaría aparcada por un tiempo, frecuenta grupos de videntes, asiste a exorcismos, este nuevo estado emocional le provoca malos entendidos con el Marqués de Comilla del que deja de ser capellán-limosnero en 1893, y surgen tensiones con el obispado. Después de su salida del palacio del Marques se instaló en el Santuario de la Gleva en Vich donde estaría hasta 1895, año en el que retornaría a Barcelona para servir en la familia Duran Martínez con la que le unía una antigua amistad.

El mismo obispo Morgades de Vich que le corono le abriría un expediente por desobediencia que le prohibiría ejercer como sacerdote .Verdaguer se sumió en la amargura y la soledad escribiendo poemas de dolor e incomprensión, publicando

en la prensa izquierdista en 1895 y 1897 sus artículos “en defensa Propia” que causaron un verdadero escándalo tanto en la opinión catalana como en su jerarquía eclesiástica. El obispo Morgades ante la mediación de los monjes agustinos de El Escorial a finales de 1897 le devuelve su licencia sacerdotal tras su retracción.

En 1898 el obispo de Barcelona lo destino a la parroquia de Betlem en Barcelona

Donde seguiría dando misas, pero debido a su frágil salud en 1902 se traslada para unos semanas a Vallvidrera en la finca Vil-la Joana, que el exalcalde de Sarria le ofrece para recuperarse, dos semanas después Mossén Cinto Verdaguer moriría de una tisis muy agravada. Su entierro fue multitudinario en Barcelona y su cuerpo descansa en una roca delante del mar en la montaña de Montjuic.