Los rituales de belleza que miman

Hoy como de costumbre olvido que existe el despertador para mí, me levanto pausadamente rodeada de todas mis almohadas a las que me abrazo, la caricia de las suaves sábanas de satén de la cama redonda hace que adore este delicioso despertar a las diez de la mañana, sin prisas, haciéndome la remolona en la cama como una gatita traviesa y juguetona….

Hoy espero a mi gentil caballero en este mismo punto de encuentro, donde he compartido secretos y juegos que en ocasiones han sido batallas donde el placer ha sido siempre el vencedor…

Un café bien cargado y una pieza de fruta bastaran para el apetito matinal mientras miro un ratito el periódico y ojeo la sección de noticias…

Me gusta cuidar mi dieta para mantener mi figura esbelta, por supuesto voy al gimnasio como mínimo cuatro veces a la semana, y para desconectar el yoga es mi arma anti estrés. Empiezo el día con una fresca ducha para aliviar el calor de este verano tan tropical, seco mi piel y me doy un suave masaje con una leche hidratante de aloe, que me deja una piel aterciopelada y fresca, me pongo la ropa interior de encaje blanco y un vestido de algodón ibicenco que realza mi piel bronceada ¡adoro el sol en la playa!

El ritual de relax y belleza para mí es diario y pocas veces lo incumplo…aunque hoy deseo estar especialmente guapa para él. Como mujer escort me cuido al máximo, y este mimo diario a la belleza, me hace sentirme segura de ofrecer a mis amigos la exquisitez y la atención que ellos me dan a mí.

Me voy a mi “beauty salón” habitual donde me atienden muy amablemente , allí me siento cómoda y cuidada por las esteticistas, masajistas y peluqueras del centro .Hoy elijo empezar el recorrido por el spa y después darme un masaje con aceites esenciales.

Empiezo por la zona de chorros y cascadas de agua que tonifican mi cuerpo y se llevan los restos de sueño… siento que mi circulación se activa y miles de fantasías se me ocurren en este momento…este sería un lugar ideal para hacer el amor con él.

Nado un rato en la piscina termal, me relajo y me dejo llevar por mis pensamientos. Es importante compartir el deseo por el encuentro y yo como escort cuido desde mi físico hasta mi psiquis, mis amigos son especiales no sólo por su ansia de sexo, si no, por su caballerosidad y delicadeza por lo que la atracción está garantizada, simplemente es cuestión de salpimentar las ocasiones para que el aburrimiento o el estrés de sus trabajos desaparezcan en la intimidad de nuestro deseo de placer.

Salgo de la zona del spa, me ducho y paso a la cabina, me acomodo en la camilla, mientras la esteticista regula la luz hasta dejar la cabina tenuemente iluminada, la estancia desprende un aroma exótico genial, la música suave es de sonidos de la naturaleza, todo me transporta a un relajado paraíso. La esteticista va mezclando y calentando en sus manos el aceite de masaje, que desliza por mi cuerpo trabajando los músculos haciendo círculos, desde las cervicales hasta las dorsales y acabando en las lumbares. Entro en un estado similar al nirvana, y creo incluso excitarme, se me eriza todo el vello de mi cuerpo, pasando al calor en un momento….para caer en una especie de nube flotante que acaba en cincuenta increíbles minutos que a mí me parecieron un instante.

“Muchísimas gracias”, le dije, a lo que ella me contestó: “masajear tu escultural cuerpo es un placer, tienes que venir más a menudo” y me guiñó un ojo. Qué mejor que la complicidad en el trato, en cualquier tipo de relación. “Eres una masajista genial”, le dije sonriendo!

Ahora uñitas!! Pedicura y manicura obligadas, cómo no!… hoy apostaré por las de color rojo, las de toda la vida, “old school” , porque pintaré mis labios en ese mismo tono y el bolso y tacones irán a juego. El vestido que elegiré para esta noche será un entallado y divino “Versace” negro. Lo tengo todo muy meditado, porque sé que a mi caballero le encanta que lo impresione…

Hago un intermedio y en el restaurante del centro me sirven una ensalada de pollo deliciosamente aderezada de segundo plato un postre genial, helado de coco y chocolate( mi favorito).

Me gusta mantener mi melena con un tacto sedoso, suave y brillante, y no es fácil si te gusta llevarla a la moda , los tintes , las planchas, las extensiones etc… mi peluquera sabe cómo cuidar mi cabello con los mejores productos y hoy me hará un baño de color cobrizo con extra brillo, mientras prepara la mezcla me comenta las últimas tendencias de moda. Una vez en el lavacabezas, me aplica la mezcla y me hace un masaje craneal que me lleva de nuevo a rozar el placer ¡qué manos, como mueve esos dedos, qué delicia!…disfruto de mis instantes de belleza con un gran placer. Más tarde me secan el cabello con ondas suaves ¡es lo último en moda capilar ¡ otra esteticista me maquilla tal y como yo le pedí: labios rojo burdeos y ojos con sombras en “smokey eyes” que crea una mirada misteriosa y provocadora y esta vez no de gatita sino de pantera .

Acabado todo mi ritual, me despido hasta muy pronto, pues prácticamente voy dos veces por semana, aunque hoy ha sido sesión completa.

En casa, me vestiré poco antes de la hora en la que pasara a recogerme para irnos a cenar y mucho más…

Me miro al espejo desnuda, y fantaseo con provocativas y eróticas situaciones mientras me acaricio pensando en él…

Una escort que se cuida, se sirve de todos los detalles pues sabemos que un día no hace un verano y la exquisitez de la sensualidad no se improvisa. Es como un ritual, donde no solo es lo que haces sino como lo haces. Sentirse atractiva es el principio de la sensualidad y difícilmente se puede dar cuando tu exterior es tan natural como una cebolla orgánica, saludable y sana pero poco apetecible para un sibarita.