Las prácticas sadomasoquistas

sado cool

El sadomasoquismo nace de dos términos: sadismo y masoquismo.

Las prácticas sadomasoquistas se basan en encontrar placer en las conductas sexuales más trangesivas, las parejas por lo tanto, establecen una relación dominante/dominado y mediante el dolor físico, humillación,dominación ,etc...encuentran una intensa satisfacción sexual ,pudiendo alternar los roles .

El sadismo(término desarrollado a partir del nombre Marqués de Sade) consiste en acceder al placer sexual infligiendo sufrimiento y sometiendo a la persona que se desea, ya sea en el campo de una fantasía o en el de la realidad .

El masoquismo, al contrario, consiste en recibir, y necesitar, este sufrimiento para alcanzar el mismo placer.Se juega con roles de dominio, poder y sometimiento en los que llegan a sentir placer al controlar a la víctima o al ser controlado por el victimario.

Estas prácticas ayudan a incrementar la creatividad sexual en algunas parejas y a darle un giro a la relación para reinventar situaciones diferentes. Crean juegos eróticos para poder desarrollar un guión que permita experimentar sensaciones diferentes en escenarios diversos . Se pueden utilizar elementos de uso diario dejando volar la imaginación para estimular la creatividad sexual.

¿Libertad o perversidad?

El sadomasoquismo todavía sigue siendo tabú en la sociedad. La medicina también desconfía de este tipo de prácticas y estima que el sadismo proviene de una patología psiquiátrica severa.

La psiquiatría sostiene que el sado en una forma acusada, es un tipo de estructura mentalmente patológica que tiene su causa en las etapas tempranas del crecimiento del individuo, caracterizándose por la gran autoridad e inflexibilidad a la que fueron expuestos y sometidos por sus educadores dejando una gran huella en su subconsciente, y que en el futuro se rememoran una y otra vez esas sensaciones de dominante/dominado al asociarlas con gozo y bienestar.

Sin embargo, el riesgo de encontrar a un sádico real es bajo, la realidad es que se practica más como una forma de sentir emociones extremas, que como una tendencia natural. Las reglas y LOS LIMITES del juego se deben definir desde el principio, la pareja deberá haber establecido un código que, al utilizarlo por la persona que se somete, marque la detención inmediata sin discusión. Debe de estar claro que se trata de un comportamiento dominador temporal y consentido más que de una tendencia perversa sin límites.

La seguridad no es negociable, por lo que al mismo tiempo se debe calcular bien el impacto de estas prácticas sobre el equilibrio psicológico de cada uno, particularmente del dominado y para la efectividad de esta relativa inocuidad la pareja se ha de conocer lo suficientemente bien anímicamente y ambos aceptar esta fantasía exclusivamente en el ámbito íntimo.

Los límites…

Hay que situar el límite…aunque las prácticas sadomasoquistas se basan en una relación dominante/dominado, no puede infligirse ninguna practica sin el consentimiento de la otra persona. En ese caso, se trataría de una agresión y la víctima tendría derecho a denunciar por agresión a su integridad física y/o sexual.

Por mucho que se ponga de moda, y lo entretenido que parezca, es muy importante dejar sentado que estas prácticas no son para todo el mundo.

Hay prácticas relacionadas con el sadomasoquismo que son juegos sexuales extremos y sumamente peligrosos (fueron causa de muerte en muchos casos) como la hipoxifilia (inhibir la entrada de oxígeno a través de bolsas o cuerdas) o la velomancia (aplicar cera caliente sobre la piel y provocar quemaduras)…etc...

Un riesgo para la pareja es que deje de ser un juego de rol y acabe siendo una forma de relación violenta en el caso de que alguno de los dos no tenga clara la frontera entre la fantasía y la realidad , porque una cosa es jugar a ser el amo/a y otra cosa es sentir que lo eres en la realidad.

Estas fantasías sadomasoquistas pueden llegar a formar parte de la personalidad en el comportamiento diario con los demás, produciendo un placer subliminal, que crea situaciones tensas, confusas y en muchos casos, agresivas, por lo que para desconectar suelen necesitar ayuda psicológica.

Los sentimientos…

La violencia y las humillaciones que la pareja autoriza no son indisociables del lazo afectivo que las une. Al contrario, los rituales sadomasoquistas se basan en la confianza mutua de cada uno hacia el otro. Por este motivo se practica en el marco de una relación estable, y no en un intercambio con otras parejas.

Debe decidirse entre dos, y , como en toda práctica sexual, no es independiente de los sentimientos entre dos personas.

Las prácticas:

El termino BDSM, sigla compuesta por las palabras bondage, disciplina, sadismo y masoquismo, fue acuñado por David Stein, activista del homosadomasoquista en E.E.U.U e Inglaterra quien de paso les dio carácter de comunidad a quienes llevaban a la realidad estas fantasías sexuales, bajo las premisas de que fueran “seguras, sensatas y consensuadas”. prácticas que describe como manifestaciones sexuales alternativas.

No hay que confundir el “bondage” ( ataduras eróticas) con el sadomasoquismo. Aunque actualmente el uso de esposas, ataduras e incluso látigos es una forma de amenizar la vida sexual, el sado está en otro nivel.

Para empezar,el sadomasoquismo necesita una puesta en escena particular, lo que explica que se suela practicar en clubes especializados o mazmorras de sado.

Cada miembro se viste con prendas que definen su estatus y utiliza diversos instrumentos: máscaras, esposas, cuerdas o cadenas, látigos, fustas… "El maestro o AMO ” o "LA AMA "se entrega a todo tipo de rituales para someter a su “Esclavo” o "Esclava" .

Desde el punto de vista del dominador, podrá obligar a su pareja a adoptar posturas desagradables, atarla/lo para dominar mejor, utilizar la violencia verbal (insultos) e infligir torturas físicas : flagelación, inserción de objetos en las mucosas(vagina, ano, boca) etc… En algunos casos extremos, el sadomasoquismo puede conducir a mutilaciones mucho más severas, o la realización de piercings sin anestesia así como tatuajes…o incluso sacrificios o quemaduras...

Así pues, como en todo hay grados de sadomasoquismo y no sólo podemos vislumbrar el placer desde el extremo. El simple hecho común de vendar los ojos a nuestra pareja y darle una fruta en la boca sin que él/ella sepa de qué se trata, se convierte en una práctica de sadomasoquismo, aunque nunca lo hayamos visto de esa manera.

Juguetes Sexuales para el Sadomasoquismo:

-Máscara: Estas generalmente son de látex, y vienen disponibles en varios modelos. Algunas pueden venir con mordazas, y hay otras que traen una bomba de succión incluida.

-Esposas, cadenas y ataduras para muñecas: Elementos indispensables para la dominación.

-Pinzas para los pezones: Sirven como estimulación y fuente de placer. Vienen en varios modelos y materiales. Además son aptas para llevar en otras zonas erógenas del cuerpo como clítoris, pene y testículos.

-Fustas y látigos: Indispensables para el castigo.

-Lencería erótica: Atuendos de látex o vinilo, fundamental para complementar cada estilo.

También puedes contar con otros complementos como arneses, cintas para maniatar, anillos para el pene, sofá de sumisión , el cual ya viene con zonas especiales para realizar las ataduras.

Todo con un mismo fin: encontrar la justa medida entre el dolor y el propio grado de placer. Todas las prácticas siempre realizadas de mutuo acuerdo y consentimiento, basadas en el respeto hacia la pareja y en busca de nuevos juegos sexuales que les permitan exaltar más las sensaciones, como parte de una fantasía sexual.

Se pueden usar materiales que no sean tan bruscos como la seda para las ataduras, un látigo inventado que no genere dolor y una indumentaraia no necesariamente de cuero para bajar un poco el concepto de agresividad que podemos tener en nuestra mente . Lo importante es sentir comodidad con lo que se esta haciendo y disfrutar con la pareja sin que genere malestar en ninguno de los dos.

Qué son las Mazmorras de BDSM:

La mazmorra es con el nombre que se le conoce históricamente a ese calabozo o celda que sirve para el encierro de presos y suele estar en una zona subterránea .

En el mundo del BDSM( bondage, disciplicina, sumisión, masoquismo), la mazmorra sigue tomando una función muy parecida, los “esclavos” son los presos y se les realiza torturas mediante las prácticas sadomasoquistas.

Estas mazmorras son lugares decorados de un estilo bastante gótico y tenebroso con instrumentos de tortura de muchos tipos y donde "la ama" puede tener su "trono de alteza" y los esclavos sus "jaulas de perros".

Entre los más habituales están los látigos, cadenas, mordazas, strapon, esposas, cuerdas, pinzas, jaulas, instrumentos de inmovilización, sillas de montar a caballo o pony play(el sumiso toma el rol de un pony o caballo y es montado y domado por su ama), plug anal con cola, collar con correa y máscara de perro para el doggy play,(el sumiso adopta el rol de perro, con su collar, su cadena y su máscara de perro) máscaras de sado y todo tipo de vestimenta de látex, cuero, PVC, prendas sexys como los corset, medias de rejilla o ligas, botas altas, tacones de aguja…

Cada relación de esclavo y ama puede ser muy diferente por lo que no se debe generalizar. Siempre basadas por supuesto en el mutuo acuerdo y respeto de las normas desde el principio .

El código de los seguidores del BDSM, incluye unos principios éticos fundamentales, contenidos en el RAC (riesgo asumido y consensuado).Este establece la obligatoriedad de conocer lo que implican estas prácticas, medir los riesgos, y por supuesto, prevenirlos.

En la cama vale todo, siempre y cuando sea voluntario y consentido, y más en este caso. La prevención de los peligros, unido al conocimiento absoluto de lo que se va a hacer, es indispensable para quienes se deslizan por estos caminos.

En la cama y frente al erotismo, la imaginación no tiene límites pero la vida, sí.

El sadomasoquismo o BDSM y sus curiosos efectos sobre el cerebro:

Según sugiere una nueva investigación científica, el sadomasoquismo, básicamente, al provocar o recibir dolor en el acto sexual, parece provocar un estado alterado de consciencia similar a las experiencias del yoga o de la meditación.

James Ambler, psicólogo norteamericano de la Universidad del Norte de Illinois desarrolló este estudió científico basándose en la experiencia de catorce personas que disfrutaban tanto recibiendo como provocando dolor y cuyos roles se decidían aleatoriamente.

Antes y después de la experiencia sexual, los participantes completaron una prueba cognitiva donde básicamente hacen coincidir palabras y colores y que es empleada para conocer las capacidades cognitivas de cada individuo.

Los resultados demostraron que tanto aquellos participantes que desempeñaban el rol de receptores del dolor, como los que provocaban dolor, registraron calificaciones bajas en las pruebas,esto se traduce en una reducción a corto plazo de las funciones cerebrales localizadas en la corteza prefrontal dorsolateral, que esta vinculada al control ejecutivo, la memoria de trabajo y funciones similares de alta concentración.

Por lo que el sadomasoquismo desarrollado con el sexo pueden estar desviando los flujos de sangre de estas regiones del cerebro, dando lugar a estados mentalmente alterados y explicando fisiologicamente parte del misterio creado acerca de las emociones que genera.

Por otra parte estas zonas del cerebro son las mismas que se activan con las endorfinas, mientras se sueña, bajo el efecto de ciertas drogas, o bien cuando se realizan ejercicios de concentración y se desarrollan elevados estados de la consciencia, como es en el caso del yoga.

BDSM es, a todas luces una paradoja neurofuncional, porque la lógica impide relacionar el dolor con el placer.

La explicación de por qué algunos les gusta hay que buscarla en la acción de los neurotransmisores, como las endorfinas y la dopamina, que en algunas personas puede elevarse a partir de estímulos erógenos, que transforman curiosamente las sensaciones dolorosas en gratas, igualmente genera placer en quien domina.

Sin duda alguna, aún queda mucho por descubrir, pero... ¿Cuánto sabemos acerca de nuestro cerebro y las formas en las que desarrolla nuestras preferencias sexuales realmente?. .

Como hemos visto, el dolor y el placer los separa una delgada y fina linea, y van unidos de la mano en el sexo.