Las escorts y la lencería

Las escorts y la lencería van de la mano, estas damas de compañía utilizan lencería erótica con el fin de complacer a sus clientes al 100%.

Las escorts resaltan su feminidad , voluptuosidad y glamour con prendas sensuales y eróticas, donde la figura con su fuerza o su delicadeza, muestra la belleza y la personalidad de la escort.

En los últimos tiempos marcan tendencia en el mundo de la moda, podríamos decir no profesional.

Las escorts cuidan y miman su imagen, pues la atracción es el arma de la tentación y esta combinación genera pasión y deseos de poseerla, es un arte mezclar el descaro ,la delicadeza y la tentación, no siempre se consiguen , pero el carisma de la escort es la salsa que une personalidad , imagen y fantasía.

En muchos casos, no está unido a una figura espectacular, sino al deseo de seducir sin más, por lo que los tabús que muchos hombres viven con sus parejas o en soledad, se convierten en fantasías realizadas junto a una escort, que no se escandaliza ni se siente usada.

No todas las escort son mujeres súper expertas y totalmente abiertas a todo tipo de formas de practicar sexo, pero también son claras, cuando dicen " si " o" no”.

Esto no se vive como una descalificación hacia nadie, sino como su propia forma de practicar sexo, por lo que el dicho de "en la variedad está el gusto", es el lema en el ambiente de las escort.

Quizás el auge de esta forma de tener sexo viene del exceso de presión al que la sociedad ha sometido a un acto absolutamente normal como es el sexual, haciendo a las personas verdugos o víctimas, si no se producía con un fin determinado o en un estatus autorizado.

Bastantes personas desean no sentirse presionados o responsabilizados por vivir la sexualidad como un relax y no como un compromiso, sin que esto les lleve a banalizar el amor, que es algo mucho más interior y ligado a las necesidades espirituales de cada persona y no tiene porque ir unido precisamente al tipo de sexo que practiquemos con el ser amado .

Las escorts independientes que escogen esta forma de actividad como una etapa en su vida, que les da un bagaje junto a unos beneficios, no se sienten utilizadas , obligadas o vejadas y tampoco renuncian a este sentimiento .

Lo buscan igual que todos, pero diferencian un placer físico de un sentimiento mágico como este .

En la actualidad la mujer reivindica su derecho a ser como ella quiere y va perdiendo el miedo al tilde de "fiera", la nueva moda se concibe como una forma propia o peculiar de expresar el sentido estético.

Los contrasentidos han tenido a la lencería a tiempos como pecado, a tiempos como sumisión, pero lo cierto es que la ropa interior y su exhibición siempre ha producido pasiones y en la actualidad se considera una forma de expresar belleza y comodidad, independientemente de lo atrevida o no que sea .

La mujer se ha pasado siglos tapando, disimulando o resaltando su cuerpo como una forma de diferenciar su estatus, su condición moral o religiosa o simplemente por pura tradición.

Lo que nos demuestra la actualidad, es que el sentido de la belleza que todos tenemos, perdura, cambia y resurge continuamente.

Deseamos gustarnos y seducir a veces a pesar de las creencias o modas del momento.

Hoy día, en un mundo de datos y avances impensables hace simplemente 50 años, conviven tanto la comodidad como lo de " antes muerta que sencilla", sin que nos sintamos desterrados de ningún paraíso.

El pasado de la lencería nos ayuda a entender mejor lo lento que ha sido llegar a esto y hasta qué punto el vestir el sexo, ha pasado a través de los tiempos de ser algo puramente diferenciador, pudoroso, e incluso castrador a la sofisticación y la variedad de la actualidad.

Por más que las formas se repitan los conceptos son distintos, tal como evoluciona la inteligencia humana evoluciona las formas de expresar y vivir nuestros sentidos, sin que ideas o costumbres preconcebidas nos condicionen nuestro propio concepto de belleza y lo que con ello expresamos.

Las escorts saben mucho de esto y la actualidad demuestra que desde hace siglos ya utilizaban su creatividad para crear emociones, al fin y al cabo estar al margen de la sociedad te hace libre de asumir las costumbres o prejuicios.