Las deseadas chicas de compañía de Barcelona

chicas deseadas

Ella, no es una amiga cualquiera, es una gran compañera de encuentros sexuales, además de amantes muy cómplices y desde luego las mejores chicas de compañía que podríais desear encontrar...

Ella había llegado a la suite con bastante antelación, me recibió envuelta en una sexy toalla de baño , la música era muy suave, velas aromáticas que inundaban la habitación de sensualidad, su ropa desenfadadamente colgada de un perchero, me recibió desnudándome como sólo ella lo hace, llenándome de besos, acariciando con su lengua mis pechos, rozándome con sus dedos nos excitábamos mutuamente preparando los preliminares…pero aunque con ella es fácil rozar el cielo queríamos posponerlo para cuando llegase él…

El teléfono de mi amiga sonó, ella miró el número y descolgando sin darle tiempo le dijo, esta noche somos tus chicas de compañía, te estamos esperando, ella soltó una risita de las suyas y dándole un sonoro beso telefónico, colgó.

Preparada cariño ?…está subiendo… el reencuentro lo haremos a lo grande, que tal si pedimos champagne?... por supuesto, nena, le respondí, hagamos de esta noche, algo memorable, ya sabes… como le gusta a él .

Nosotras nos acariciábamos relajadas dentro del jacuzzi que rebosaba de espuma.

Nuestros lésbicos eran increíbles porque con ninguna mujer había experimentado un sexo tan delicioso, pero no queríamos rozar el clímax…el trío con nuestro amigo era de lo más excitante, y él estaba a punto de llegar.

En ese instante, llego nuestro Don Juan, sin toalla y llena de espuma le abrí la puerta. Su mirada me dijo lo sediento de placer y ganas de sexo loco que estaba. Se desvistió a toda velocidad y entro en el jacuzzi con nosotras. No paró de besarnos a la vez que nos acariciaba, entre risas y juegos nos dijo… ¿Desean cava mis señoritas de compañía favoritas? siiiii… dijimos a la vez.

Él se estiro en la cama y desde los espejos veía como besaba a mi amiga, dejé la copa y comencé a jugar con su pene que lo sentía duro y contundente dentro de mi boca, mientras estábamos tan excitados, los gemidos fueron in crescendo, y fuimos haciendo de nuestros cuerpos un gran ritual de sexo, lleno de movimientos que buscaban el éxtasis.

Todos disfrutábamos de todos, el placer guiaba nuestros sentidos, él penetraba a mi amiga en la postura del misionero … ella me acariciaba , yo me sentía mojada y excitada, la besaba y la lamía como a un bombón de caramelo , él me puso en cuatro y me cabalgó firme y largamente, mientras mi amiga besaba mis senos y acariciaba mi cabello… el placer es difícil mantenerlo en estado vegetativo cuando hay tanto deseo, el clímax llegó y estallamos con toda la lujuria posible de nuestros cuerpos.

Los post de estas eróticas descargas de adrenalina son increíblemente relajantes y como cereza del pastel una copa de buen cava.

¿Quién quiere gimnasio? yo prefiero la conexión de la piel, el erotismo la fantasía, los gemidos y susurros que compartíamos con tanta naturalidad sintiendo el placer como algo mutuo.

Para él somos sus amigas, sus amantes, y por supuesto sus mejores chicas de compañía.