Para más información llama ahora y te informamos 93 602 4849 657 430 209

La amante

La amante… “ la otra”, “la femme fatale”, aparece ante la sociedad como una persona sin escrúpulos, que abiertamente se salta las exigencias éticas y morales.

Siempre vista como la manzana de la discordia entre los felices cónyuges, aquella que pone en tela de juicio la dicha familiar perfecta . Para la sociedad más "liberal" la amante era "La malquerida" ,eran tratadas como mujeres de segunda categoría, en una clara discriminación hacia ellas, a pesar de la tolerancia frente a minorías de otros sectores que estaban mal vistos o discriminados.

¿Está justificada la mala imagen de la amante cuando es necesario en todo caso la voluntad de los dos? , ¿es factible conmocionar relaciones estables con raíces profundas? , ¿ o ya tenía grietas que la socavaban?... ¿ Son las relaciones extraconyugales , el único motivo de una separación? ¿o es una de tantas vías de escape de una pareja por la que ya no se siente pasión, atracción etc.... amante secreta.

La amante, pocas veces se defiende porque se debate entre la razón y el corazón , entre la luz y la oscuridad de una relación que no la deja salir a flote , la hace permanecer en la sombra temiendo el desprecio de la sociedad que además no entiende el dolor psíquico que padece la amante de un hombre comprometido. Ese amor sólo puede existir gracias a su renuncia y a no exigir un compromiso.

Acaban viviendo angustiosas contradicciones y en cualquier caso ella es la que carga con todas las consecuencias y desventajas de la relación en la sociedad y en ocasiones en sus propias vidas son ellas. El destino o doble vida de una amante no es en absoluto fácil de sobrellevar, aquí como soltera liberada... allí como discreta compañera y siempre con la ilusión de una vida en común en el futuro .

Cómo asumen la clandestinidad?

Las amantes tienen fundamentalmente dos comportamientos totalmente opuestos, una postura más bien comprensiva-tolerante frente a la exigente-activa que se le atribuye a la “malvada seductora”.

Las amantes "comprensivas" se entregan sin queja alguna, se resignan de forma natural a un destino que si bien ofrece ciertas ventajas y emoción erótica, también posee evidentes rasgos de una evidente auto-discriminación. Ellas no fuerzan una decisión o una separación ( teme el efecto boomerang que produciría ponerle entre la espada y la pared), además de que en muchos casos tampoco lo desea (tienen sentimientos de culpabilidad ya que ellos tienen hijos y no desean crear conflictos con ellos).

La amante "activa-exigente" se debate en lucha por el ser amado apostando cada vez más alto en este ranking ,y por ende exigen a su amado más protagonismo y compromiso, prescindiendo de la situación que se pueda producir. Si bien pueden parecer egoístas , tienen claro que su amor ha de ser correspondido en exclusividad y para ello no dudan en romper el hechizo de esa pasión si su posición no es la dominante.

La distancia importa...

La amante del "imposible cercano":

La obligación de mantener en secreto una relación , y que la amante tenga que entrar furtivamente por la puerta de atrás es uno de los elementos de las relaciones extramatrimoniales que más malestar provoca, tanto para él, como para la “Amante”.

El mundo de la “Amante” , representa una pequeña parte de la realidad pues si el amante consigue escaparse siete horas a la semana para estar con ella, suponen unos ridículos quince días en todo un año.

Entendemos entonces que los 350 días restantes según este cálculo, la “Amante” se los pasa pensando, deseando…renegando y maldiciendo a la vez ese amor que parece posible pero inalcanzable a la vez.

Y es que ellos, en este “asunto” rechazan una conversación sincera con su esposa por mucho que su amante trate de convencerles. De hecho, cuanto más acentuada sea su sensibilidad, más frágil será su manera de mantener oculta su relación. Por lo general, no contará con la comprensión de la pareja oficial, ya que pedir que además de ser engañadas se muestren comprensivas, sería justificadamente pedir mucho. Para ser justos, a menudo “ las amantes” catalogan de histéricas las reacciones de las esposas... pero cabría preguntarse si no se trata de una reacción justificada ya que para ellas y desde su perspectiva, representa una amenaza para su existencia y su familia, además de una prueba de su poca atracción como amante. Así que sea dicho, su reacción es comprensible, incluso cuando utilizan la histeria como arma contra el marido .

A pesar, de su clandestinidad, se esfuerzan por mitigar la sensación de estar en la sombra para que su amiga no se sienta relegada.

Pero cuando deciden salir juntos lo harán en lugares donde tengan la seguridad de no ser conocidos, aunque también las ciudades favorecen cada vez más la clandestinidad. También debemos apuntar que toda clandestinidad tiene su atractivo mientras su objetivo sea el encanto del ”dulce secretito”…el burlarse un poco de nuestro querido prójimo es una tentación bastante atractiva…

Sin embargo, una relación extramatrimonial basada en la mentira piadosa provoca que la amante acabe viendo como su vida se bloquea, y se paraliza. Ella, antes una persona libre debe encajar en el molde para estar disponible …y cuya única consecuencia será: esperar…esperar y esperar…

La amante del "el imposible lejano":

El estrés espiritual de las amantes cuando su amigo vive o trabaja en un lugar lejano parece relativamente menor ya que en este caso los encuentros no se pueden improvisar espontáneamente.

Deben ponerse de acuerdo y planearlos cuidadosamente. En estos casos ella no se desespera, no se crea esa incertidumbre tan grande que determina la vida de la amante puesto que no se da ese estado de espera pasiva.

Ella puede disponer de todo su tiempo con toda libertad, y disfruta de ella y también de su independencia puesto que integra a su amante a largo plazo, lo que la hace sentir una mujer menos “en la sombra”.

Por otro lado el hecho de que venga y después se vaya , deja heridas abiertas tras de sí que tardan un tiempo en curarse.

Entre la independencia y el amor se suceden fases de vacío interior y a veces incluso, de autenticas depresiones… “La Amante” necesita tiempo para tragar ese nudo de tristeza hasta volver a ser la misma de siempre hasta el próximo encuentro, dejando la espera dentro de unos límites (“anhelo positivo”), volviendo a surgir sueños, fantasías e ilusiones haciéndose más agradable cuanto más se acerca el momento del reencuentro, aunque también anhelen el fin de sus vida en la sombra.

Que les atrae tanto a ellas.... de ellos...

Los amados pueden ser calificados de todo…menos de una cosa...hombres vulgares o del montón…

No estamos diciendo que lo que les atrae a las “amantes” es el dinero o la posición social, sino más bien un tipo de hombre en el que inconscientemente ven un modelo a seguir.

Y he aquí el problema, ellas depositan unas expectativas desmesuradas y quizás carentes de realismo en su compañero…esta es la razón por la cual se colocan en muchas ocasiones y voluntariamente como la “segunda mujer”.

Ellas admiten sin rodeos que no están dispuestas a renunciar a un cierto nivel intelectual, social y estético, sólo para conseguir una relación íntima.

"La otra" no busca unión y compromiso a cualquier precio, con esta selectividad analiza meticulosamente el mercado masculino y lo funesto es que precisamente los que le quedan son aquellos favorecidos por un alto status social y económico.

Apenas puede sorprender la constatación de que preferiblemente aquellos hombres que desempeñan funciones elevadas y de prestigio, son los que tienen una amante.

Una encuesta realizada al azar arrojó estos resultados: La lista de adúlteros está encabezada por aquellos cuya actividad profesional se desarrolla en el campo de las ciencias humanas o de las ciencias sociales: -30% de los hombres casados que tienen una amante fija son médicos, psicólogos, profesores o asistentes sociales.

Esto no es extraño si pensamos que tales actividades les permiten no sólo magnificas posibilidades de contactar con otras personas, sino que les permiten mantener ocultas esas amistades secretas. -22% les siguen los representantes de ciencias naturales y las letras, intelectuales o creadores, como físicos, lingüistas, diseñadores, periodistas y teólogos. -20% procede de la administración y de la industria; son directivos, asesores económicos y financieros o empresarios. -15% puestos bien remunerados en el campo del comercio. -10% gastronomía -3% empleados, técnicos y profesionales del área de servicios.

Aunque evidentemente no hay un prototipo de adúltero, hay una serie de características comunes. Casi todos los maridos infieles están considerados dentro de su ambiente como hombres formales, distinguidos, hábiles, seguros de sí mismos, inteligentes, enérgicos, ambiciosos, dinámicos y perseverantes.

Sólo al parecer unos pocos son descritos como caseros, inhibidos o rígidos. El promedio estadístico de edad está en los 37 años y en su profesión no solo son respetados y temidos, también son envidiados por su flexibilidad y capacidad de mando.

Tres de cada cuatro amantes describen a sus compañeros como la típica “persona de éxito”. Su horario a menudo es incomprensible para su familia, y es que ellos adoptan la figura de “hombre estupendo” que posee múltiples habilidades y está continuamente moviéndose y funcionando… y aunque en muchas ocasiones así sea, esto además les sirve como cortina de humo para evadirse de la realidad y escaparse de vez en cuando con “ la otra”. perfil de las/os amantes.

La obligatoria discreción crea una segunda realidad, cada uno con su mundo coinciden en un paraíso de horas robadas, pero ese oasis tiene un precio…tanto el marido infiel, como la amiga clandestina están obligados a llevar una doble vida.

Ella tiene que contar también con un drástico cambio en sus costumbres , incluso en su vida cotidiana, las amigas se acostumbran a sus cambios drásticos de planes pocos trabajos se adaptan a esas horas o dias claves, en las fiestas donde se reunen la familia y parejas ellas siempre estan solas y frecuentemente tristes,,etc... y todo ello para estar disponibles.

Él siempre a de dispone de mentiras piadosas y excusas por partida doble (reuniones, horas extras, viajes…), para asegurarse esa intimidad, aunque es imprescindible que ella se adapte a esos paréntesis poco previsibles, y por supuesto ha de tener un ego sólido y firme.

Prototipo de las ”amantes modernas”

“Solteras en busca del verdadero amor ”,mujeres independientes, con una profesión absorbente con o sin hijo:

La “nueva amante” no llama la atención si no es por su intelecto, responsabilidad e independencia en todas las esferas de la vida.

La edad media de “las amantes actuales” se sitúa cerca de los treinta años . Todas viven solas, pero las divorciadas conocen más los apuros económicos que las independientes para las que su profesión tiene una gran importancia, y esto las benefician en todos los aspectos.

Ellas no son ”amantes por convicción”, en realidad no han aceptado nunca el estatus de segunda mujer, sólo excepcionalmente han creído, como las mujeres de cuarenta años, disfrutar de lo bueno de la vida.

La típica "Amante" es en contra de su voluntad y sin embargo por su propia culpa, una mujer en la sombra… ya que el adúltero moderno ya no es aquel que esconde su alianza discretamente en el bolsillo del pantalón, sino que pone las cartas sobre la mesa ya al comienzo de la aventura amorosa. De hecho numerosas encuestas constatan que el noventa por ciento de las Amantes conocían desde el principio el estado civil de su nuevo amigo.

” Las ex esposas-madres “con experiencia en el matrimonio y la familia:

Estas mujeres son aquellas que tras muchos años de matrimonio llega la separación .

Este cambio decisivo en sus vidas se produce en la mayoría de los casos cuando los hijos ya son adultos o comienzan a emanciparse.

"Las ex esposas-madres" aprenden a apreciar su libertad y no quieren perderla por nada del mundo. No se plantean la idea de volver a casarse por nada del mundo pero sin embargo no rechazan la idea de tener alguna relación de índole “liberal y sin compromiso”.

Para ellas un hombre casado es la solución ideal ya que les garantiza una mezcla sana entre “distancia y cercanía”.

Consciente de que su edad ya no le permite competir ha aprendido a reducir sus exigencias. Claro que siempre hiere ser la número dos. Pero las amantes de la libertad aceptan esas gotas de amargura, porque al independizarse han desarrollado su propia filosofía vital.

Es muy característico de estas mujeres un egoísmo muy sano y un escepticismo característico que las protegen contra las amargas desilusiones, y hace que no sufran bajo el status de ser “la Amante” sino que se mantengan con los pies apoyados en el terreno firme de la realidad.

" Las amantes maduras " :

No todas las amantes maduras tienen hijos o han tenido parejas consolidadas en sus vidas .

Son mujeres que están solas tras diversas relaciones fallidas . Cuando una mujer madura y con experiencia profesional se convierte en amante, lo hace en la mayoría de los casos por decisión propia y no “ para pescar al hombre casado”.

Es decir, " las mujeres de más de cuarenta años", "no huyen del fuego para dar en las brasas", por lo se impone el hombre casado casi como la pareja ideal.

Después de un matrimonio o relaciones fracasadas, a menudo puede volver a enamorarse, conseguir afirmación y atención, sin tener que dar nada a cambio. Pocas mujeres maduras ven perjudicadas su vida privada y su cotidianidad a causa del estatus de segunda mujer, ellas ven su relación con el hombre casado con mayor felicidad y satisfacción y apenas conocen la tortura interior de las amantes más jóvenes que con el sufrimiento y los conflictos acaban por ensombrecer el placer.

Esto sucede porque la Amante de más de cuarenta años no posee esos anhelos románticos y ansían disfrutar de la sensación de vivir, que implica una cierta superficialidad defensiva y vivir " el aquí y el ahora".

Han desarrollado un sano egoísmo que les permite disfrutar y no hacer sufrir con su papel de amante.

“Esposas insatisfechas”, o poco atendidas y que también buscan el estímulo sexual extramatrimonial:

La mujer adúltera se hace real aunque no visible en los tiempos moderno demandando no solo un refugio afectivo sino un deseo carnal que las lleva a no contentarse con su matrimonio como la única vía para disfrutar físicamente, para ellas suele ser una cuestión de equilibrio y dan por sentado que es un intercambio de emociones y no una ruptura de convivencia con su pareja legal.

“Conseguidoras de cama”…mujeres que llevan a cabo sus ambiciosos planes profesionales pasando por la cama del jefe:

Empezamos por la premisa de que hay más hombres directivos que mujeres directivas...

Para una mujer el camino a la independencia o al puesto directivo es una carrera de obstáculos.

En un mercado laboral altamente competitivo, la cama del jefe puede resultar más que un obstáculo según muchos “un trampolín profesional”.

Lo cierto es que todavía se sigue discriminando a las mujeres en el mercado laboral y en la vida profesional, allí donde hay relaciones de dependencia, hay siempre alguien que intenta aprovecharse de ellas.

Desde el punto de vista teórico, existe siempre la posibilidad de que hayan mujeres que se beneficien profesionalmente de su papel de “querida de jefe”, pero las mujeres emancipadas e inteligentes y con ambiciones profesionales sopesarán seguramente con gran cuidado los riesgos de enrolarse con semejante aventura.

Ellas , en su mayoría son unos años más jóvenes que sus galantes y lo cierto es que se aprovechan bastante de la riqueza y posición social de su amigo, benefactor o superior.

Conceden gran importancia al aspecto exterior y al lujo , se dejan mimar sexual y económicamente. Lo único que tienen en común con las típicas “Amantes” son que ambas viven su romance en la sombra.