Para más información llama ahora y te informamos 93 602 4849 657 430 209

Escorts a hoteles

Un relato que cuenta acerca de las salidas de escorts a hoteles de Barcelona...

Empecé a ir por los pubs de los hoteles, pero definitivamente, te tiene que gustar mucho llamar la atención, y pasarte horas en una pose de vampiresa mirando las paredes o al infinito por no prestar atención al corro de miradas de gallitos de corral de los típico grupito de comerciales sin posibilidades en convención.

Pero esto no es lo peor , en los pubs hay señores , ¡ y señoras, vive Dios ¡qué miradas¡ las hay de todo tipo, cuando detectan tu oficio: sorpresa, curiosidad, desprecio, pero la peor sin duda es, la que se da la vuelta para no verte y además de vez en cuando con el rabillo del ojo te mantiene controlada, ¿ pero quién aguanta a semejantes tías agobiantes y mojigatas ? ...

Una escort de hotel espera cazar o que el barman le cace algún alma solitaria y que su compañía sea una buena salida (y nunca mejor dicho) a su aburrimiento.

Con respecto a los señores que se arriesgan a hablarte sin que medie nadie, siendo inteligentes , entienden por lógica que una señorita que no peina canas, vestida de forma sugerente y que está sola desde que él entró en el pub, tiene muchas posibilidades de que sea una escort de hotel, el acercamiento suele comenzar por : “esperas a alguien “ ,porque lo de ” buenas, soy tal…” no existe, todo es más directo, a lo que tú contestas: “ pues no espero a nadie, pero me aburro” etc, etc...

escorts a hotelesPero si tienes la desgracia de conocer al clásico “sopla… burlón” con ganas de ir de “romeo playero”, ponte en guardia y sé rápida, pues te destrozará los nervios y no habrá cualquier posibilidad de coincidir con lo que buscas.

Es imposible vencerlos, les encanta sentirse el centro de algo, aunque sea a costa de hundirte la noche, ¡¡¡ pírate un ratito y cuando se canse vuelves!!!

Como escort de hotel, también conoces gente de lo más peculiar, un día sentada en el pub se me acercó el recepcionista del hotel y me dijo “tengo algo para ti “, pues dime, le contesté, con un ademán muy discreto me dijo, la sexta planta está cerrada para un famoso jeque y desean una escort, sube a la sexta y en el pasillo te estará esperando: Ssshhhh…. , gracias le contesté, cuando acabe te veré.

Subí a la sexta y ciertamente me recibió un señor trajeado y bajito y con un gran bigote, podríamos decir que era una ayuda de cámara o secretario de alguien. Pasé a la suite y me presentaron a un señor que me recordó a un familiar, era delgadito de piel bronceada y vestía una túnica.

Ni yo ni él hablábamos una lengua común por lo que todo eran sonrisas y buenas maneras.

El secretario me hizo una señal y salí . En el pasillo me dijo que le había gustado a su “jefe", me adelantó un sobre con una cantidad suficiente para quedarme una parte de la noche y me acompañé a otra suite contigua diciéndome: ponte cómoda y si deseas tomar algo, puedes servirte lo que desees, aunque alcohol no bebemos, lo entiendes verdad?" por supuesto, no hay problema" le conteste.

Todo funcionó bastante bien, aunque me sorprendió su excitación, por la fragilidad que aparentaba.

Cuando acabamos ,él me entregó una pequeña caja muy bonita de marquetería , ¡me sorprendí¡ , pero claro, lo del idioma lo hacia todo tipo cine mudo, con un ademán me dijo que la abriese , la abrí con una gran emoción ,¿no sé qué me esperaba? pero allí estaban , unos grandes pistachos.

Él cogió uno, lo abrió y me lo dio, yo agradecí su atención, degustando ese manjar...¡Hasta la caja me la regaló!.

Supongo que todos podemos recordar historias peculiares que nos han pasado, pero esta la recuerdo especialmente, porque iba más perdida que una tortuga en un circuito de carreras.

Lo cierto es que pudo conmigo la comodidad y lo de escort de hotel, llegó a agobiarme.

Hoy día prefiero la discreción , pero incluso más que esto, que en mi profesión no es imprescindible, prefiero coincidir en el sitio donde nos buscamos , pues yo busco caballero que desee una amante con tarifa y él disfrutar del sexo con una amante aunque sea con tarifa....

Hoy día como escort independiente y escort de hotel, el tema de los hoteles ¡sólo con mis amigos! lo del pisito es complicado ( vecinos, disputas, etc…) y para mí muy arriesgado, por la poca seguridad.

Las agencias, pan para hoy y hambre para mañana, además de tener que estar disponible casi a cualquier hora, los 365 días del año.

Finalmente encontré un local que me ofrecía alquilarme la habitación pagando sólo cuando la utilizase, clientes que frecuentaban el local, horarios normales y muy flexibles, con domingos y fiestas libres, discreción, instalaciones impecables y alquileres muy asequibles.

Sigo poniendo mis anuncios, pero los recibo en este local que me ofrece seguridad, discreción y algo vital “estabilidad”.