Para más información llama ahora y te informamos 93 602 4849 657 430 209

El erotismo del tacón

Los tacones son parte fundamental del juego de la seducción, no un accesorio sin importancia del sexo.

Muchos hombre fantasean con un buen par de piernas acompañadas de unos hermosos zapatos eróticos.

Favorecen a todas las mujeres por igual, estilizan las piernas, aumenta la altura, levantan los glúteos, adelgaza la figura y aportan elegancia y distinción.

Aunque a veces no sean fáciles de soportar, resaltan la figura femenina haciendo más delicada la forma de caminar por lo que multiplica el encanto femenino.

Los zapatos eróticos de tacón alto aparecen en la historia tres mil quinientos años antes de Cristo, en Egipto.

Estaban asociados a la clase alta o a la pureza como una forma de aislarse de la suciedad.

En Grecia los llevaban los actores como una forma óptica de distinguir la clase social y la importancia de los personajes (a mayor tacón mas clase y más importancia).

En Roma es donde el tema del calzado se erotiza y se sexualiza: las escorts son quienes usan zapatos de tacón alto; para distinguirse en la calle. Roma fue el camino y esa tradición siguió hasta nuestros días.

El tacón es un símbolo de erotismo y sexualidad…una prenda fetiche imprescindible

En los siglos VIII al XIII, en China se veía a las mujeres con los pies pequeños como las más sensuales, ya que se asociaba esa medida con la vagina. Ni siquiera las escorts se mostraban descalzas en público.

Para las mujeres chinas era considerado de un alto valor erótico el hecho de vendarse los pies para que no crecieran y así estos parecieran más pequeños y así conseguir lo que se denominaba “pie de loto”.

 En la Edad Media aparecen los chopines: precursores de los Jimmy Choos, se inventan en Turquía y pasan rápidamente a Europa, sobre todo a Venecia, donde llegan a tamaños ridículos: hasta los setenta y cinco centímetros; y tal y como ocurría en Egipto, los tacones simbolizaban el status social.

También pasaron a Francia donde también empezaron a ser usados por los hombres y se popularizaron entre la nobleza.

Incluso las señoras de clase alta necesitaban de empleados para ayudarlas a caminar.

Desaparecieron por razones obvias después de la revolución, y reaparecieron a finales del siglo XIX, pero esta vez usados casi sólo por las mujeres.

Entre las variedades del tacón hay que hablar del tacón de aguja o stilleto, nació en 1940 cuando Christian Dior redibujo la silueta de la mujer realzando sus formas más femeninas y sofisticadas.

Diseñadores como Salvatore Ferragamo, consideraron la postguerra el momento ideal para cambiar el concepto y la imagen del zapato eróticos de señora, Y fue a mediados de los cincuenta cuando el tacón de aguja tomó forma de manos de los diseñadores, hasta llegar a los innumerables diseños y estilos revolucionarios de nuestros días.

Los tacones han vuelto cada vez más altos…y aunque suena a paradoja… y nos puedan limitar el movimiento o puedan llegar a ser incómodos…a la vez nos sentimos más seductoras ,más elegantes, en una palabra "la sensualidad de la feminidad”.

Continuamente los diseñadores de calzado crean nuevos diseños y modelos que se adaptan perfectamente a todos los gustos y estilos.

Al escoger el modelo se representa una pequeña parte de nosotras mismas es como un sello de nuestra identidad porque es un elemento muy personal; como el perfume o nuestra forma de ser.

El mensaje es claro: los tacones son la mejor prueba que en cuestiones de estética y belleza…la razón no suele mandar.

Como prenda erótica los zapatos de tacón de aguja son el sueño de los fetichistas, los tacones afilados destilan sexualidad, extravagancia y excesos desde sus orígenes.

Detalles como su textura, olor, color altura de tacón, detalles decorativos, vuelven locos a los que siente esta gran atracción a veces más por el zapato que por quien lo lleva.

Fetichistas tanto hombres como mujeres poseen grandes colecciones de primeras marcas de calzado, considerados como " zapatos joya".

¿Qué piensa el psicoanálisis acerca de los zapatos eróticos?

Los psicoanalistas consideran que se trata de un símbolo fálico, ya que el pie penetra el zapato erótico y por ello resultan tan atractivos. Se trata, asimismo, de un signo de poder y por eso se asocia el tacón con la práctica del sadomasoquismo, donde la mujer domina con su zapato al hombre.

Lo más avanzado en moda de zapato masculino se experimenta en La India son los "stilettos" masculino en todas sus variedades y aunque no se confía demasiado en su futuro tanto por la dificultad de adaptar el paso masculino a unos finos tacones como a que tienen un precio entre 500 y 5000 dólares, quizás es un tema de mirar la imagen del hombre en versión innovadora. Y no asustarnos por estereotipos.