Para más información llama ahora y te informamos 93 602 4849 657 430 209

Conoce el sexo y disfrútalo practicándolo

El último informe Durex ”Qué les pone a los españoles” revela que la noche es el momento del día escogido por un 44% seguido muy de lejos por la tarde. Del mismo modo, la cama figura como el lugar favorito para las relaciones sexuales, aunque con matices; las mujeres se decantan más por la cama (47%) y los hombres lo reparten más entre la cama (34%) y el sofá (30%).En cuanto a los colores asociados al placer, el estudio revela que los españoles creen que el rojo es el color más sensual.

Al margen de los estudios y estadísticas de generalidades, las relaciones sexuales son muy personalidades y lo que te ponía hacia tres años no es lo mismo que te excita en el presente, los gustos evolucionan tal como nos vamos conociendo mejor a nosotros mismos, al mismo tiempo que conocemos mejor a nuestra pareja si la tenemos.

Lo que no podemos es tener o hacer sexo como quien toma una píldora para el dolor de cabeza, cosa que no tiene nada que ver el poco tiempo que tengamos para realizarlo y que se convierta de cortejo a un asalto de guerrilla. Si no a la apatía que generan los actos rutinarios y que en el caso del sexo lo lleva a convertirse en impotencia en el hombre, o en una relación invasiva del que se espera que dure poco, en la mujer.

Juegos sexuales preliminares:Para empezar, es importante tener en cuenta los preliminares, algo que en muchas ocasiones se pasa por alto, y donde realmente se basa el éxito para que las relaciones sexuales funcionen y sean satisfactorias para ambas partes. Esta fase es fundamental para conseguir una erección plena, por lo que los preámbulos y el sexo oral son fundamentales. Además, con estos juegos iniciales, la mujer logrará una excelente lubricación vaginal que beneficiará a ambos durante la penetración.

El informe “Que les pone a los españoles” recoge en este sentido que, mientras ellos prefieren mayoritariamente el sexo oral (49%), ellas se decantan mayoritariamente por los masajes eróticos. Así los preliminares y los masajes son claves para disfrutar de una vida sexual más plena, en las que innovar, sorprender y probar nuevas experiencias es básico para dinamizar la relación y reinventarse. -Penetración con movimientos suaves y cortos:Esta opción es perfecta para conseguir retrasar la eyaculación, la posición idónea sería la de la mujer abajo y las piernas estiradas (una versión de la conocida postura del misionero) para conseguir que el hombre controle la eyaculación, o bien la famosa postura de “la cucharita” de modo que a ella de la espalda a él (ya sea tumbados o sentados) sumando además las caricias “manuales” para estimular del clítoris de la mujer.

-Penetración profunda: Para la penetración profunda, la posición adecuada sería la mujer boca abajo y sus piernas situadas dentro de él, con el objetivo de apretar el pene y conseguir una penetración de mayor contacto y placentera para ambas partes, haciendo que el hombre mantenga su erección firme. Otra opción sería la postura coloquialmente llamada del perrito en sus distintas variantes.

Claves para acelerar el orgasmo femenino:

Experimentar Orgasmo, clímax, convulsión, espasmo, excitación, culminación… tiene su técnica. Es cierto que a la hora de conseguir llegar al orgasmo influyen factores como el estrés, la autoestima, el cansancio o el estado psicológico; sin embargo existen diversos recursos que pueden ayudar.

-Practica en solitario: “Antes que nada, examina tu propio cuerpo, examina tus genitales, aprende a tocarte y a saber cómo llegar al orgasmo en solitario. Es un paso importante para poder llegar al clímax en pareja con más facilidad. Conocerás como parar y alargar el momento del orgasmo, si lo practicas antes en solitario.

-Cambia posturas: Puedes ir probando varias posturas hasta encontrar una con la que más disfrutes. Prueba con colocarte encima de él, a horcajadas, de modo que al mismo tiempo que hay penetración, el clítoris esté en contacto con su pubis y así puedas experimentar ambas estimulaciones. Cambiando la velocidad y la presión que ejerces. Encuentra en cada uno de los distintos movimientos el que más placer te proporcione.

-Fantasea: Imagina que os acabáis de conocer, Imagina que alguien os está observando o que estáis en otro lugar. Todo lo que pueda excitar, resultar útil para acelerar el orgasmo. No hay nada de malo en fantasear, no por imaginarlo significa que sea algo que te gustaría hacer.

-Pide lo que necesitas: Es una herramienta fabulosa, pídele a tu pareja sexual todo lo que te gusta y quieres. Puedes decirle que te hable al oído, indicarle como te gusta que te toque o que te bese y cómo te gusta besar a ti… Todo lo que se te ocurra. Con esto le ayudas a él y te ayudas a ti misma.

-El sexo está en la cabeza: Disfruta del momento, céntrate en lo que estas sintiendo en cada momento, sin pensar en lo que él está pensando o mirando. Sé egoísta, nadie es capaz de darte lo que tú no eres capaz de darte a ti misma. Cuanto más disfrutes tú, más disfrutará él.

Técnicas para prolongar el orgasmo masculino:

-Practica el “se puede mirar pero no tocar”: Ellos se excitan mucho con la vista, por lo que es aconsejable despertar su erotismo con algún gesto sugerente que no sea demasiado directo ni evidente. “Tu primer movimiento le irá excitando y creando una expectativa sobre lo que puede venir a continuación. Para ello te resultará útil usar el lenguaje corporal. Un striptease será la chispa que puede encender el canal sexual en su cerebro, recuerda la importancia de empezar lentamente para poco a poco ir aumentando la intensidad.

-Toca dos zonas erógenas al mismo tiempo: Mientras le estimulas manualmente el pene, por ejemplo, puedes besarle los labios, las orejas, los pezones…

-Cambia de postura o de maniobra erótica:La variedad en los movimientos y las caricias aumenta la actividad en las zonas del cerebro relacionadas con la excitación sexual. Estimular a la pareja y hacerle algo diferente cuando esté a punto de estallar de placer provocará que cada vez esté más excitado, física y mentalmente. Podrás ralentizar la penetración y contribuir a que él tarde un poco más en llegar al orgasmo. Te resultará útil jugar con los tiempos y los ritmos, si contraes los músculos vaginales y presionas con ellos la punta de su miembro, él sentirá una especie de masaje en la zona que le excitará aún más.

-No al orgasmo inmediato:Cuando sientas que su respiración y su ritmo cardíaco se aceleran y los músculos de su zona pélvica se contraen, coloca el pulgar en el glande y el resto de la mano en la base del pene. Aprieta delicadamente durante un par de segundos, suelta y, diez segundos más tarde, vuelve a repetir la acción sobre su pene.

Esto es muy excitante para ellos, porque cuando un hombre está a punto de llegar al clímax, la sangre se le acumula en la zona pélvica, sobre todo en el pene, y la tensión sexual de su cuerpo está en el punto álgido. Así un pequeño estímulo como éste consigue retener el flujo sanguíneo durante un instante, de modo que frena el orgasmo y la tensión en la zona in crescendo.

-Descubre el punto P (o punto G) masculino:La idea es acariciar otras zonas del cuerpo del hombre distintas al pene que también son erógenas. El punto G del hombre se encuentra en el interior del recto, a unos cinco centímetros del ano y en la pared que da hacia el frente, hacia la vejiga. Puede accederse a la próstata a través del ano, introduciendo un dedo o juguetes sexuales.Con movimientos delicados y utilizando lubricante, traspasando el esfínter anal, se llega al recto. A unos cuatro o cinco centímetros de profundidad, en su pared anterior (la que mira al pene) se encuentra un abultamiento como de un centímetro de espesor (la próstata), su punto G.

Es posible también estimular el punto G masculino externamente presionando o masajeando la zona que va desde el ano hasta los testículos. Es una zona sensible y erógena y en ella encontramos muchas terminaciones nerviosas.

Hay que masajear directamente esta glándula para provocar orgasmos explosivos. A algunos hombres les gusta que estimulen su próstata una vez que tienen una erección completa, mientras que otros sienten que la estimulación prostática incrementa su erección y los conduce a un orgasmo intenso.

-Potenciar los efectos: El sexo oral mientras le acaricias su punto P, externa o internamente, dándole un suave y pausado masaje hasta que lo hagas llegar al orgasmo, que será mucho más intenso que uno normal. Tócale los testículos, acaríciaselos y con mucha delicadeza cógelos y da un pequeño tirón hacia abajo.

-Usar juguetes eróticos: como los anillos que se colocan en la base del pene en erección y ayudan a mantenerla más tiempo.Con un lubricante puedes potenciar también las sensaciones. Algunas ofrecen un “efecto calor” o “efecto frío· con el que puedes retrasar o acelerar el placer. También puedes utilizar diferentes aceites, olores, sabores, temperaturas y texturas.