Cómo seducir... las Afroditas...

El prototipo de este perfil seductor es el de la diosa Afrodita, su cualidad mística y su naturaleza, o el de las sirenas que enamoran perdidamente con su voz.

Es una mujer muy segura de sí misma y atractiva , que representa una vigorosa fantasía masculina sobre una mujer muy sexual que ofrece un placer infinito con matices de peligro.

Actúa sobre las emociones más básicas del hombre y puede llegar a transformar en esclavo infantil al individuo más normal, fuerte y responsable empleando sus tácticas de seducción.

La magia de la mujer Afrodita actúa sobre todos…ella se distingue sobre todos, pues posee una naturaleza rara, mítica y la más susceptible a la llamada de puro placer físico.

Tiene una presencia hiperfemenina y sexual y las diferenciarás rápidamente ya que la mayoría de las mujeres carecen de la confianza para proyectar dicha imagen.

Tienen la capacidad de hacer que el hombre pierda el control y las persiga irrefrenablemente.

Es como una fantasía hecha realidad que ellas controlan muy bien intrigando con aventura y alguna dosis de peligro en la relación añadiendo emoción, teatralidad y riesgo a todas sus conquistas..

Las mujeres Afrodita suelen ser además variables y irremediablemente irracionales, provocando un cierto temor en sus amantes con cambios improvistos de humor, y manteniendo al hombre fuera de un equilibrio e intimidándole con una conducta caprichosa.

Pueden ser más sexuales o más espectaculares , dependiendo de su vida social y carácter .

No les molesta crear clímax teatrales o atraer sentimientos extraños.

La mezcla es perversamente satisfactoria: le concede al hombre la ilusión de ser su protector, la figura de padre, aunque en realidad es la Afrodita la que controla la dinámica.

Una parte de ella parece gritar sexo, mientras la otra es tímida e inocente.

Su voz, modales y andares son ambiguos…es una mujer experimentada y llena de deseo y a la vez una inocente muchacha.

Su físico es el elemento más importante para una aspirante de afrodita , su principal instrumento de poder.

La apariencia de una afrodita suele confundirse con la belleza física, y aunque una sonrisa y una mirada incitante resultan muy seductoras, nunca deben dominar en la apariencia.

No se trata de un rasgo, sino de una combinación de cualidades. Una impresión general que distraiga, seduzca y estimule un deseo generalizado.Realzar su figura y feminidad con un vestuario seductor ,fragancia atrayente ,maquillaje favorecedor, actuando así con fuerza sobre el hombre que le seducen los sentidos.
La voz en las afroditas siempre es calmada y reposada, como si no hubiera acabado de despertarse.

Su voz tiene un poder sugestivo increíble que excita todos los sentidos del oyente.

Una voz insinuadora que evoca un erotismo subliminalmente directo. Como Cleopatra a la que elogiaban por su voz suave y deliciosa y su capacidad de hipnotizar, o Marilyn Monroe que nació con una voz entrecortada e infantil que aprendió a modular y hacerla realmente seductora.
El vestuario y los accesorios de las afroditas han de ser deslumbrante y a la vez armonioso, de manera que ningún adorno le reste protagonismo y su presencia sea la contundente.

Una fantasía hecha realidad.

La sirena usa la ropa a veces para insinuar sensualidad y los adornos a veces para hechizar y distraer.
El porte y los movimientos de ella son armoniosos sin prisas y con gracia .

Sus gestos son como su voz, insinúan un deseo excitante pero sin ser obvio.

El porte es lánguido y parece estar entregada para siempre al amor y al placer.


Los contras

En las afroditas tienen que ver en muchas ocasiones con la imagen que dan de dedicación al placer con total comodidad.

Los hombres suelen ser indulgentes con su reputación , pero el peligro radica con frecuencia en la envidia que suscita en las demás mujeres.

La intensa atracción que suscita una Afrodita a veces es irritante para ellas mismas y en sus momentos bajos suspirará por evitarla y deseara atraer una atención que no sea sexual.

Ellas deben aprender a aceptar estas situaciones , pues su poder procede del efecto que tiene sobre el sexo opuesto.

La madurez de La afrodita diosa

Con el paso del tiempo prestan más atención a la atracción psicológica y menos a la física otorgándoles todavía una gran sensualidad antes de que la belleza comience a desvanecerse , pues las afroditas no dependen solo de un rostro hermoso, si no de una impresión general impactante o muy atractiva.

Debemos ofrecerle la oportunidad de salir de su aburrimiento, encierro o monotonía pues pueden sentir con los años un cierto resentimiento o una sensación de pérdida.

Si lo que queremos es una relación seria, es mejor que lo ocultemos al máximo y que tengamos en cuenta que tal vez no sea posible, pues la fidelidad no es su fuerte.

Reavivar sus sentimientos nos otorga poder pero tendremos que vivir con las consecuencias de su modo de ser.