Cómo seducir a un Don Juan

Claves de su carácter:

Don Juan fue un caballero aventurero que se jactaba de poder conseguir la mujer que deseara.

En principio esto era una simple anécdota masculina, pero en los siglos XVII y XVIII, la versión de Don Juan cambió afeminándose hacia un aventurero que vivía tan sólo para complacer a las amantes que tenía.

Don Juan ofrece deseo sin ataduras, placer por placer.

Si encuentran la clásica mujer oprimida por el papel que la sociedad le impone: civilizada, fiel, leal… y con un sobredosis de rutina, ellos le transmitirán una oportunidad de vivir una gran aventura, llena de riesgos, deseos oscuros, emociones fuertes y placeres libertinos.

El Don Juan jamás se preocupa por los obstáculos en el camino de la conquista , cualquiera de ellos tan sólo alimenta más su deseo por seducirla.

Su gran personalidad radica en su tenaz y letal deseo por seducir . Siempre llegan más lejos que los demás gracias a su carácter y forma de actuar.

Tienen una personalidad extrema, son figuras civilizadas y elegantes que al mismo tiempo actúan con una gran ambivalencia y que hacen intuir entre líneas que son incorregiblemente mordaces, ingeniosos y de naturaleza sarcástica e insolentes, lo que los convierte en más atractivos y seductores.

El Don Juan no puede evitar hacer sentir que las mujeres deseen reformarlo, eso es un signo inequívoco de la devoción que provoca su seducción.

La habilidad del rompecorazones es dominar el lenguaje, la seducción a través de sus palabras es el arma con la que derriba muros.

Tiene una vena rebelde que le hace parecer peligroso y a la vez extremadamente deseable contagiando a su víctima el deseo de vivir sus deseos reprimidos.

Un gran activo es su reputación y para ello no pide perdón, simplemente la realza y la acepta.

Personajes de la historia conocidos como Don Juan: ”Duque Richelieu”,

“Conde de Rochester”,”Lord Byron”,“Picasso”, “Elvis Presley”,”Bill Clinton”.

Tipos de Don Juan:

"El Don Juan Ardiente"

Es un seductor despiadado y a la vez un esclavo de los deseos de la mujer, y como tal, no inspira miedo.

Cuando persigue a una mujer, lo hace lleno de deseo y ardor pero perdidamente resuelto.

Al actuar no muestra vacilación, no tiene freno, se deja llevar y te envuelve en una nube donde no podrás ni desearas controlarte a sus encantos .

Siempre encuentra la tapadera perfecta para seducirte para hacerte sentir que vives un sueño por muchas deseado.

"El Don Juan diabólico"

Es un seductor promiscuo con las mujeres al igual que con las palabras. Para ellos es la forma la que importa, no el contenido.

Utiliza la palabra con un claro propósito: embelesar, sugerir, insinuar, elevar y finalmente hipnotizar y enamorar.Como si fuera un filtro de amor haciéndose desear irresistiblemente .

Para el Don Juan diabólico es importante que la mujer desee vivir la emoción de reformarlo y ser la elegida que pasará el resto de su vida junto a él , tarea ardua pues no será fácil cogerlo "in fraganti" en el delito pero si así fuera ,clamaría perdón por su terrible debilidad y rogaría por una oportunidad de enmienda.

Los contras:

Con los que cuenta "Don Juan"son las envidias de los hombres que anhelerán su activa vida de placeres y lo atacarán tras una máscara de moralidad.

Un Don Juan debe aceptar que siempre será envidiado, y perseguido por los inseguros o moralistas, por lo que estas situaciones son como un distintivo de honor y saber que contará con la indulgencia infinita de las mujeres.

La madurez de El don juan reformado:

"Don Juan" fue en su tiempo un tipo seductor despreocupado que hacia estragos en el sexo opuesto y se vió obligado a renunciar por algún motivo( alguien les acaparó en la relación, la sociedad les empezó a tratar como un obseso o fueron cumpliendo años y sentó la cabeza).

Estos tipos están listos para ser cosechados en recuperar sus artes y volver a la juventud.

"Don Juan reformado" resulta crucial concederle la ilusión de que está siendo él el que está seduciendo.

Hay que avivar su interés de forma indirecta y luego dejar que su deseo arda.

No debe frenarnos el hecho de que tengan pareja o estén comprometidos puesto que ser infiel es su naturaleza.