Cómo seducir a los/las star/narcisista

La diva es como una figura de ensueño.

Tienen cualidades que perturban de forma privada y pública los pensamientos, sueños e incluso fantasías con ellas pueden llegar a obsesionar imitándolos inconscientemente ya que son vistos como seres inalcanzables o privilegiados.

Siempre sobresale, tiene un estilo espectacular y crea impacto mediante toques sutiles: la inflexión de la voz, la manera de andar, el modo de fumar un cigarrillo… la clave de su seducción es la mezcla de lo real y lo irreal.

La diva es sensual y destila sinceridad, su gran presencia y su estilo la hace destacar .

Puede actuar de una forma juguetona (cualidad que la fija en la realidad),a la vez que su superioridad, indiferencia y calidez , la hace parecer salida de alguna película.

Es ensoñadora pero nunca distante o ausente, siempre deja huella en el recuerdo de la gente.

Aprende a suscitar la curiosidad con misterio y a la vez interés dejando vislumbrar algo de su vida privada que parezca revelar un elemento de su personalidad .

La diva nos hacen desear saber más sobre ella y esto la hace ser siempre el centro de atención.

Hacer que nos sintamos identificados con ella, es otra de las maneras con las que seduce proporcionándonos emociones indirectas. La atracción es inconsciente y lo hace a través de la pose y de la actitud , no de las palabras.

La diva se esconde detrás de la interpretación, sin exteriorizar sus sentimientos o emociones.

Es en esta pasividad, donde la diva, criatura dinámica y cambiante estimula nuestras fantasías.

La gente siempre juzga a la diva por su apariencia y ella posee esa distancia interior que nos atrae o fascina. La diva no debe caer en el olvido, para ello renueva constantemente su brillo.

TIPOS DE DIVA:

“Diva fetichista”

La diva fetichista es la que es vista como un fetiche, es decir un objeto de deseo, que pide respuesta emocional y que nos hace infundirle vida en una gran multitud y variedad de fantasías.

Saben distanciarse de su propio yo, estudiando su rostro, sus piernas, su cuerpo …como si fuera el de otra persona y de esta manera moldear su apariencia transformándola en busca de cualquier efecto: excitación, sadismo, voluptuosidad o peligro…

La diva fetichista da la sensación de querer participar en un juego en el cual la gente las considere superiores y dignas de admiración.

Flotan por la vida sin comprometerse con nada y con nadie, y de esta forma domina a su corte de admiradores que al mismo tiempo la consume.

“Diva mítica”

La diva mítica es quizá la más magnética , parecen figuras mitológicas hechas realidad.

Para conseguir este poder, primero han estudiado su impresión física y mental adoptando un estilo refinado y profundo , que defina el ser que ellas desean proyectar.

En distancias cortas adoptan un tono frío pero cautivador.

Asumen la pose de una figura mítica y hacen que sus palabras y acciones inviten a una interpretación más allá de la apariencia superficial.

Pueden convertirse en la heroína de un gran drama aprovechando la susceptibilidad de la gente por los mitos.

No conciben al rival simplemente como un enemigo por ideología o competencia, sino que lo demonizan hasta el extremo, sea cual sea la razón.

Por último mantienen las distancias , la diva mítica solo deja que la gente se identifique con ellas en la lejanía , "que observen y sueñen".

LOS CONTRAS:

El mayor peligro al que se afronta una diva es la atención infinita y obsesiva, (al ser el centro continuo de todas las miradas) que suscita y que puede llegar a resultar desconcertante y lo que es peor, autodestructivo.

Si desaparece un tiempo o se vuelve muy distante la publicidad alimentara la obsesión pues lo importante es no caer en el olvido.

El peligro es que la gente se canse de ella y pierda el aura de diosa del Olimpo .

EL OCASO DE LA DIVA:

En primer lugar deben tomarse su imagen como un juego y jamás obsesionarse por la atención que la gente muestra por ellas.

Aceptar la atención e idolatría con alguna reserva y mantener cierto desapego de ellos las devuelve a una seminormalidad que en la madurez se aprecia tanto como la mampara en la ducha ,ya que los achaques y manías no tienen glamour , pero su carga magnética no desaparece porque asumen que la belleza no lo es todo y compensan esta perdida con una seguridad aplastante, de la forma más natural del mundo son capaces de no pestañear ante cualquier situación tensa contestando con una sonrisa que las eleva al género mítico.

Los deslices en estas mujeres no se saben o no se cuentan , pues son maestras en escoger personas que las adoran y suelen tener más a perder que ellas.

Sólo si tu perfil es afín a su necesidad te dedicarán atención , estar cerca y accesible en sus momentos bucólicos, protegiéndola de la crueldad de ser una antigua gloria, te facilitará opciones valiosas.