Cinco estrategias saludables para una escort

Fuerza interior

La fuerza interior de las personas llamadas “mentalmente fuertes” es lo que les hace sobrevivir a las circunstancias que la vida les plantea independientemente de la crisis o de su estado físico , cuando dejamos de luchar interiormente somos presa de los miedos y de las situaciones donde nunca falta alguien para hacer leña de un árbol.

La vida es implanificable por lo que no es posible estar preparado para todo lo que nos puede pasar , pero es nuestra fuerza interior y la solidez de nuestros valores lo que nos hará dar lo mejor de nosotras para luchar con conocimiento y voluntad ante la incomprensión o las situaciones adversas que la vida sin duda nos traerá .

Ambición

Tener ambición es imprescindible en el carácter de una escort, y esto no equivale a ser codiciosa. Plantearse objetivos ambiciosos es “no contentarse” con los designios del destino o la suerte y es el detonante del progreso. Tener continuos retos de mejora es el impulso para los avances sociales y personales.

La constancia de la ambición inteligente dedica el tiempo y los recursos justos, sin agotarse ni agotar las situaciones y esa actitud sostenida en el tiempo por el análisis y el deseo de hacer bien las cosas nos ayuda en el concepto que tenemos de nosotras mismas, cosa que no tiene nada que ver con el perfeccionismo que además de no existir, suele acabar en obsesión.

Ilusión

Para una escort, los retos e ilusiones la hacen elevarse ante la inestabilidad o la soledad, porque ellos son la prueba de la esperanza que pone en un futuro mejor para su vida, dando sentidos a los esfuerzos por alcanzar el bienestar propio y el de los demás. Y esto no tiene nada de iluso o de profético, es una opción que se toma cada día de la vida al levantarnos, deseando dar lo mejor de nosotros mismos aprendiendo, mejorando, y ayudando, aceptando nuestras limitaciones pero sintiendo también lo maravilloso que es vivir con plenitud nuestras esperanzas.

Actitud

Sentirse bien no es “ir tirando”, sentirse bien con uno mismo, es una continua renovación, que además de ser el signo de los tiempos en los que vivimos, validan las decisiones ajustándolas a los resultados o cambios que vayan surgiendo.

La actitud la elige nuestra libertad interior, esta elección personal puede ser “proactiva “cuando asume conscientemente la consecución de nuestras decisiones o deberes de una forma efectiva, por el contrario la “reactividad” es ir a remolque de las situaciones que la vida nos depare.

Una actitud proactiva no está condicionada por el estatus económico o el grado de autonomía que tengamos, sino por la voluntad y la iniciativa de aportar o aprender de la experiencia. Es a partir de nuestro conocimiento, que desarrollamos las soluciones que nos dan el bienestar tanto económico como personal.

Una aptitud empática con los que nos rodean es un reto, puesto que implica ponerse en el lugar del otro, esta aptitud desmadeja situaciones confusas que se dan por falta de comunicación. La empatía bien entendida es la que media entre nuestros deseos y los de los demás creando una gran riqueza de matices en la resolución o la consecución de nuestros deseo, de ahí lo de “tan importante es, como lo dices, que lo que dices” Comunicarnos con nuestro entorno con una voluntad abierta al debate y a la colaboración nos lleva a la iniciativa positiva, el germen mismo de la proactividad.

Las escorts disponemos de más herramientas tecnológicas que nunca que nos pueden guiar en el proceso del desarrollo personal y que ayudan a evitar o superar nuestras limitaciones, pero al mismo tiempo en esta era virtual abusamos de las comunicaciones automáticas, y en este dar por hecho las cosas, se nos olvida la importancia de los detalles que surgen en el desarrollo de muchas situaciones, que en ocasiones son las pistas para saber dónde y con quien estamos.

Decidir razonando

En ocasiones tomamos decisiones, o no, dependiendo o influidos por nuestro estado emocional, ideología, pasiones, etc…que generan resultados aleatorios como en una ruleta. Incluso llegamos a decidir lo que nos dicen que decidamos sin tener la certeza de hacia dónde vamos. Para una escort razonar para decidir es la pieza clave para moverse en un mundo mayoritariamente masculino, con intereses difíciles de ver y en ocasiones no muy aconsejables.

Razonar las decisiones es:

1-Definir las causas y motivos por los que debemos tomar una decisión. Es imprescindible reconocer que no deseamos seguir en esa situación. Negar la evidencia de una forma tozuda solo sirve para repetir una y otra vez las mismas tensiones, dificultades etc., que acompañan a los problemas cuando se mantienen o se repiten en el tiempo.

2- Analizar para resolver cualquier situación problemática, no podemos dar por hecho que no hay solución, esta suele ser la excusa perfecta para nuestra comodidad, miedo o pereza. Negar la necesidad de acciones para cambiar el presente, niega la mejora del futuro. Buscar equilibrios entre nuestros deseos y lo posible en ese momento, nos aleja del colapso del inmovilismo y es el principio del cambio.

Analizar todas las opciones con sus pros, contras y consecuencias con una mentalidad ajustada a la realidad….esta es una fórmula para organizar tu análisis:

Dejar la ideología, (que no los valores) para situaciones específicas.
Valorar el continuismo o la novedad de las opciones con sentido común e intuición. La experiencia es la pieza clave en toda decisión, por lo que quizás necesitemos asesoramiento de personas neutrales que nos darán una visión más amplia.
Todo cambio implica pisar callos de alguien, pero si no es así, es posible que ya nos hayamos convertido en sus siervos. En ocasiones la situación pueden ser tan agobiante que la solución sea, no hacer nada, aunque también es cierto que no hay nada eterno, el futuro siempre es una incógnita con muchas posibilidades
3- Creatividad y empatía para defender nuestra posición y llegar a situaciones equilibradas que nos ayuden en los nuevos proyectos, además de librarnos de batallas encarnizadas o acuerdos poco fiables. , teniendo en cuenta que los peores enemigos son los del propio bando.

4- Ejecutar la opción valorada y elegida con las ideas muy claras de su proceso y ante mejoras y ofrecimientos repentinos, valorar la fiabilidad de cualquier cambio.

La seguridad de las escort se intuye porque razona sus decisiones y las basa en realidades. Esto no equivale a acertar de pleno en lo que deseamos, pero si refleja un espíritu luchador que más pronto que tarde logrará lo que busca.