Para más información llama ahora y te informamos 93 602 4849 657 430 209

Cómo durar más en la cama y prolongar el placer

La mayoría de hombres y mujeres, desearían mejorar su resistencia sexual y prolongar el placer. Para durar más en los encuentros sexuales existen algunas estrategias y pautas, teniendo en cuenta que no somos máquinas, sino persona de carne y hueso, sensibles al estímulo.

Si deseas que él o eres tú mismo el que desea alargar o postergar tu eyaculación puedes empezar a poner en práctica ciertas técnicas:

Controla tu cuerpo:

Antes de tener una eyaculación es necesario identificar las sensaciones y señales que la producen. Esto requiere práctica y jugar con la mente. Una vez identifiques estas sensaciones, podrás tratar de bajar la intensidad antes de la penetración.

Aprende a respirar: La respiración es clave y es una de las mejores formas para controlar la eyaculación y disminuir tus niveles de ansiedad sexual y excitación. Cuando te sientas ansioso durante el sexo, o cuando estés a punto de eyacular, enfoca toda tu atención en la respiración, sintiendo como inhalas profundamente el aire y como lo exhalas. Respira profundo y lentamente por la nariz, soltándolo todo por la boca.

El estrés, ¡en la cama No!

Diversos estudios han demostrado que el estrés es el causante de una baja estimulación sexual, y que puede provocar disfunción eréctil o eyaculación precoz.

Los problemas de trabajo, personales, etc…nos generan ansiedades, que se pueden trasladar a la cama y es importante tomar medidas. Disminuir los niveles de cafeína, alcohol y tabaco y hacer ejercicio regularmente, ir al gimnasio o salir a caminar 30 minutos al día.

Utiliza tu lengua:

Esta comprobado científicamente que si estás a punto de eyacular y presionas tu lengua en tu paladar, justo en la parte superior de tu boca detrás de los dientes delanteros, tu flujo de sangre se desacelerará y esto te ayudará a aumentar tu potencia sexual, ¿ no lo sabías ?, pues es muy efectivo.

Ensaya masturbándote:

Tus masturbaciones pueden sean mentales o físicas y ambas deberían durar al menos unos quince minutos, acercándote al “punto de no retorno” pero sin eyacular hasta acercarte al tiempo propuesto.

El botón de stop cuando la situación se desborda esta presionar bajo el glande, esta presión impulsará la sangre fuera del pene reprimiendo la respuesta eyaculatoria.

Ejercicios de Kegel (Ejercita tu músculo pubocoxígeo)

El músculo Pc (pubocoxígeo) es fácilmente identificable, es el que contraes cuando estas orinando y detienes la orina bruscamente.

El ejercicio es el siguiente, mueve tu pene, de preferencia en estado erecto, hacia atrás y adelante contrayendo este músculo, haz entre 15 a 20 movimientos, descansa 30 segundos y repite el proceso. Puedes empezar con 3 series e ir aumentando. Lo bueno de estos ejercicios es que los puedes realizar estando sentado en el ordenador, estando en tu trabajo, en el bus etc….

Es importante practicar estos ejercicios diariamente para ir acostumbrando a tu cuerpo a no eyacular rápido.

El aperitivo es indispensable:

Acaricia su clítoris con tu pene juega en la entrada de la vagina donde son más sensibles las terminaciones nerviosa. Concéntrate con movimientos suaves, lo que te permitirá retrasar el momento del orgasmo, hasta que lleguen los más fuertes.

Deja que se suba encima:

Una gran manera de reducir la sobreexcitación que te produce el acto sexual, es decirle que se ponga arriba y tú abajo. Cuando ella se encuentra en la parte superior, tu pene recibirá menos estimulación y eso te permitirá durar más.

Probar nuevas posturas:

Probar nuevas posturas siempre es excitante, y sin que se convierta en un “maratón sexual cortarollo”, cambiar las posiciones a la hora de hacer sexo, no solo es divertido, además puede conseguir que duren más la relación sexual. El breve espacio de tiempo en el que cambias de postura sirve de contención y estímulo para practicar nuevas maneras de llegar al orgasmo.

La imaginación es la virtualidad de los deseos:

Una manera efectiva de alargar la llegada al clímax y prolongar el placer es mantener la cabeza distraída pues el cerebro es el responsable de desencadenar el orgasmo. Se activa tanto cuando estás pensando en llegar como cuando no, así que mientras más pienses en durar peor, ya que antes alcanzarás el clímax. Concéntrate en disfrutar del sexo, la experiencia o la fantasía sexual que elijas dejando volar la imaginación y que el orgasmo venga cuando tenga que venir.

La segunda vez es la que cuenta:

Si la simple idea de practicar sexo te excita sobremanera, consuélate porque la mayoría de los hombres duran mucho más en el segundo ataque que en el primero.